Burocracia de color de rosa

Burocracia de color de rosa

Tienes ya ciertos años y acumulas unas cuantas horas perdidas en la Administración Pública. Sea por lo que sea y para lo que sea, rara vez sientes que no has perdido tu tiempo haciendo cualquier tipo de trámite. Eso por no hablar de la desagradable sensación que te dejan buena parte de los funcionarios que están al otro lado del mostrador. Esa legión de personas que porta una especie de capa de invisibilidad humana y que te recuerda la inmensa brecha que hay entre tú y tus intenciones para con el Estado. Teniendo suerte te irás del mostrador con mal sabor de boca, otras veces a esos trabajadores les da por decirte todo como si te regañaran por hacer tus trámites.

Por eso cuando te vas a otro país en el que la burocracia es más ligera y el servicio al ciudadano al menos se transmite en apariencia, incluso te sientes en una especie de ensueño. Entras a los lugares donde realizar los trámites, pueden ser bancarios, con el council, da igual, cualquier trámite y no hay tanta gravedad en el ambiente, no hay tanto peso sobre ti. Los colores son más vivos, el ambiente huele a fresa ácida, la gente es más amable. Todo el mundo espera su turno a lo suyo, nadie te toca el brazo para decirte nada, no escuchas ningún resoplido, ni una voz más alta que otra, otro concepto de burocracia.

Llevaba ya un tiempo hecha a esas diferencias culturales y tocaba tomar la decisión de estudiar y sacar más provecho de mi estancia en Escocia. Hablando con una amiga allí, me comentó que en cuanto a burocracia, el sistema educativo de Escocia no era tan complicado. Yo no daba crédito cuando salí de la Edimburgh Napier University donde concerté una entrevista con el departamento de orientación. En ningún momento me preguntaron por las anteriores titulaciones, tampoco si estaban relacionadas, en todo momento se me tomó en cuenta por el mero hecho de tener interés en estudiar, sólo insistieron, y además aún resuena en mi cabeza, en que escogiera la carrera en función de mis gustos y expectativas, sin pensar en nada más. He de reconocer que los primeros estudios que realicé en España los realicé bajo el yugo de las salidas laborales que en un momento dado pudiera alcanzar. En el momento en el que la orientadora me dijo eso, me tembló la barbilla como a Heidi y a punto estuve de ponerme a llorar.

Tomé la decisión después de una de las mejores llamadas telefónicas de mi vida y me trasladé a Glasgow tan pronto recibí la maravillosa carta del Glasgow Metropolitan College para comenzar mis estudios en Producción de Radio. Conseguir esa carta para mí, fue el mejor trabajo de márquetin y venta de mí misma que he hecho nunca. Una vez seleccionada la titulación que quería con absoluta certeza y determinación, busqué la escuela. En este caso la titulación se me ofrecía en Glasgow, entraba en fechas y simplemente quería estudiar. Para la titulación que yo quería pedían un alto nivel de inglés, pero eso no me detuvo y experimenté lo que venía diciéndote al principio de este post, la ligereza burocrática en el sistema educativo Escocés. Fueron al menos tres las reuniones que me hicieron falta con el jefe de estudios de la rama que yo había escogido, para poder comenzar mis estudios allí.

En mi imaginación, en cuanto al trámite, yo visualizaba la formalización de mis estudios allí con un mínimo 750 gramos de papel, sellos estampados en rojo, azul y verde, todo tipo de compulsas e incluso lacro, a la vez que unas cuantas regañinas por ser una ciudadana realizando sus trámites, pero no, lo único que me hizo falta demostrar fue el interés que yo tenía en formarme y la valía que yo tenía para posteriormente, desarrollarme profesionalmente en esos estudios. Nunca le eché tanta imaginación a la descripción de mis aptitudes, si lo hubiera grabado lo hubiera transcrito.

Fácil, fue fácil y tan sencillo acceder a la titulación que yo deseaba -que la parte difícil realizar, los estudios- ya tenía un plus de motivación. Tan sólo una entrevista, una solicitud, una prueba de nivel y mis ganas frente a la cantidad de solicitudes, pagos, sellos, consultas, plazos y regañinas por parte de algunos (muchos) funcionarios en España, por las que en su día tuve que pasar. Sin hablar de la experiencia laboral que pasé mientras estudiaba y trataba de compaginar mis estudios. Según tuve mi horario de clases, sólo tuve que presentarlo en mi trabajo para que me adaptaran las horas de trabajo a mis horas lectivas. Una maravilla, entrar al pasillo del college era como estar en un musical.

Por mi experiencia posterior aquí en España, los trámites a la hora de iniciar cualquier estudio no se han cambiado mucho. Por eso si decides estudiar en Reino Unido, que sepas que estás en lo correcto de alguna manera. En mí queda, aún con el paso de los años, ese buen sabor de boca de conseguir estudiar lo que quería, simplemente por mis ganas e insistencia, sin sufrir las barreras que te impone la burocracia, en países como España. A parte de ese beneficio, el título te abre las puertas internacionalmente, una vez dentro gozas de excelentes recursos, mejoras el idioma y existen determinados descuentos e incluso becas por ser estudiante tanto si estudias part time o full time a día de hoy. Y te aseguro que la experiencia de solicitar cualquiera de estas becas y ayudas no tiene nada que ver con lo que has vivido anteriormente.

¿Tienes problemas con el casero?. Tus derechos como inquilino (2ª parte)

¿Tienes problemas con el casero?. Tus derechos como inquilino (2ª parte)

(Guest Post – Entrada invitada de Guillermo Urbina – Traductor e intérprete acreditado)

Guillermo Urbina Valdés es traductor jurado en España e intérprete de los servicios públicos en el Reino Unido.

Lée algo más sobre Guillermo aquí, verás porqué sigue siendo mi traductor favorito.

Hoy continuamos con la 2ª parte de tus derechos como inquilino. Guillermo nos cuenta qué podemos hacer y cómo defendernos de los abusos por parte de los caseros. No con todos, está claro. Pero me refiero a aquellos caseros “buitres” y “ratas” con los que nos podemos sentir desprotegidos por falta de recursos y de información en muchas ocasiones.

Por mi parte, sólo espero que no tengas que recurrir muchas veces a esta entrada del blog. Pero, por si acaso, ya sabes dónde encontrarnos.

 

 

 

el-buitre-street-art-londres

¿Tienes problemas con tu casero?. Tus derechos como inquilino (2ª parte)

En la parte 1 de esta publicación titulada: ¿Cómo encontrar un piso en condiciones?. Tus derechos como inquilino (1ª parte), comentaba cómo protegernos a la hora de buscar piso. Para los que no lo leísteis (o no hicisteis caso), os recomiendo su lectura. Y ahora he escrito esta segunda parte para cuando las cosas se han puesto algo peor. Espero en esta ocasión que te ayude a recuperar tu fianza y que una mala experiencia sea lo menos mala posible.

 

El caso

Pongamos el caso:

Me he mudado a un piso compartido y ahora me he dado cuenta de que está lleno de ratas, se cayó el techo del pasillo y hay diez sinpapeles durmiendo en mi baño. El casero dice que me debería dar con un canto en los dientes porque está apostando por las especies autóctonas, ahora tengo más luz natural y hasta puedo aprender idiomas. ¿Qué hago?

Aunque puede sonar a exageración, he visto cosas peores en la televisión británica. Ándate con ojo, búscate otra cosa y, si quieres romper el contrato, juega con las cartas que tienes. Están todas a tu favor.

Por supuesto, está claro que lo primero que tienes que hacer es buscar otro piso. Para saber cómo buscarlo y proteger tus derechos, consulta la primera parte de esta guía aquí.

 

Cartas a tu favor

#1 Tu fianza

Empieza por decirle al casero que quieres marchar y que quieres tu fianza. Si no te la da, no te preocupes.

 

#2 Llama a council

Llama al council si quieres que arregle el piso. Si prefieres buscarte otra cosa y cualquiera de las siguientes situaciones aplica en tu caso, puedes saltarte este paso.

 

#3 ¿Dónde está mi certificado…?

Si no recibiste un certificado de seguridad del gas o un certificado de eficiencia energética, di al casero que llamarás al council a denunciar estas irregularidades como no te devuelva la fianza. Si no tiene licencia HMO, mejor que mejor (las multas empiezan en £20 000).

 

#4 El depósito

Si tienes suerte, el casero no habrá protegido tu fianza con un Deposit Protection Scheme. La ley ahora te permite exigir un importe equivalente a 4 veces tu fianza.

Así quizá te puedas pasar el verano entero en España :). Yo lo hice así. Mira el siguiente enlace y sigue los pasos: Tenancy deposit compensation claims.

 

#5 El council tax

Si el casero te obligaba a pagar el council tax, llama al council y pide un reembolso de todo lo que hayas pagado. Con enviarles una copia del contrato es suficiente para recuperarlo.

 

#6 El catastro

Consulta el catastro aquí para verificar que el dueño sea el dueño. Si no lo es, denuncia ante el Council por Action Fraud (brigada antifraudes) y al HMRC (el equivalente a Hacienda). El proceso será largo pero, en mi caso personal, llegué a cobrar más de £3 000 de indemnización. Además, me quedó la satisfacción de que le habían puesto una multa bastante importante.

 

#7 Mi casero (y el tuyo) se acordará de mi

Espero que esta guía te haya servido para proteger tus derechos o defenderlos. Si encontraste un buen piso, ¡enhorabuena! Esto es un gran paso y es difícil incluso para los que llevamos años aquí. Si, por el contrario, usaste esta guía para salir de una mala situación, ¡enhorabuena! Tendrás otra cosa que contar cuando veas a tus amigos de la que uses tu indemnización para pegarte unas buenas vacaciones en España. A mí me queda la satisfacción de que mi casero (y el tuyo) se acordará de mi madre el resto de sus días.

 

FOTOS: Street art en el East end de Londres, Shoreditch (31 de Julio de 2015).

 

Sé que el pájaro de la foto no es un buitre ¿o sí?, pero ha venido muy bien ilustrar con estas imágenes lo que en español significan estos dos términos que he aplicado a este tipo de caseros. Eso de: buitre y rata. ¿Te perdiste la primera parte de “tus derechos como inquilino?. Pincha en este enlace si quieres leerlo.

Y tú, cuéntanos ¿has tenido alguna vez problemas como inquilino en Reino Unido? ¿tienes alguna experiencia que contarnos?

¿Cómo encontrar un piso en condiciones?. Tus derechos como inquilino (1ª parte)

¿Cómo encontrar un piso en condiciones?. Tus derechos como inquilino (1ª parte)

(Guest Post – Entrada invitada de Guillermo Urbina – Traductor e intérprete acreditado)

Guillermo Urbina Valdés es traductor jurado en España e intérprete de los servicios públicos en el Reino Unido. Después de estudiar pedagogía en Estados Unidos, decidió empezar de cero y especializarse en traducción jurídica con un enfoque en derecho comunitario, derecho británico y derecho español. Es aficionado a la fotografía y sus ratos libres se dividen entre viajar por Asturias y revolver los mercadillos de la zona de Greenwich. Vive en Londres desde 2012 y colabora conmigo desde 2013 en From Lost to the Támesis.

Hasta aquí su nota biográfica.

Y ahora añado algo más personal sobre mi traductor favorito aquí. ¡Léelo!.

¡Disfruta de la lectura! y no te olvides de que cada uno tiene su experiencia y desde aquí te animo a que nos cuentes la tuya con la vivienda.



el-buitre-street-art-londres

 

 

¿Qué es esta guía?

El objeto de esta guía es dar a conocer los derechos y obligaciones de los inquilinos en Inglaterra y Gales. Hay que tener cuidado. Esto no es España y las leyes de vivienda cambian un mundo. En ciertos aspectos, los derechos del arrendatario son más vulnerables pero, en otros, están más protegidos. La primera parte te ayudará a la hora de buscar piso. Si ya has encontrado uno y tienes problemas con el casero, consulta la segunda parte AQUÍ.

#1 ¿Qué debo tener en cuenta?

Antes de buscar vivienda, lo más aconsejable es asegurarte bien de dónde te estás metiendo y en qué condiciones. Lamentablemente, el Reino Unido está lleno de arrendadores déspotas que sólo se interesan por exprimirte hasta el último penique que puedan y les da igual que vivas como vivas. La situación es aún peor en Londres, donde la precariedad de las viviendas alquiladas a inmigrantes aparece continuamente en las noticias. En el Reino Unido, hay un piso por cada nueve personas que buscan y, desde los años 80, no se construyen suficientes viviendas para cubrir las necesidades de una población en crecimiento. Este exceso de demanda combinado con la escasez de viviendas ha hecho que los precios suban mucho. Ten esto en cuenta antes de buscar.

Lo anterior no significa que no haya viviendas dignas, modernas y en buen estado. Tampoco significa que no haya gente honesta que alquile casas, se comporte correctamente y sea respetuosa con sus arrendatarios. Es decir, hay de todo y, para saber dónde te metes, tienes que saber con quién estás tratando.

#2 ¿Cómo busco?

Dependiendo de tus posibilidades, tienes varias opciones para buscar. Si vienes con unos ahorros considerables y te puedes permitir pagar 6 meses por adelantado más una fianza de mes y medio, o si vienes con un contrato de trabajo desde España y tu sueldo bruto es por lo menos tres veces mayor que el alquiler, lo más aconsejable es acudir a una agencia de alquiler. Puedes buscar en zoopla.co.uk o rightmove.co.uk e ir mirando las zonas que te interesen y contactar con agencias. En general, el este de Londres es más barato que el oeste y las viviendas son más nuevas, más espaciosas y están en mejor estado en el este. También es cierto que, en el este, lo que está mal está muy mal mientras que el oeste es más uniforme. Todo es cosa de mirar un piso que te guste. Ten en cuenta que, si encuentras algo bueno y que se adapte a tu presupuesto, tienes que cogerlo de inmediato (pagando una señal al momento de ver el piso) porque lo más probable es que el agente vaya a enseñarlo a 10 personas más el mismo día. Tampoco te extrañe si te llaman una o dos horas antes de una cita que habías concertado para decirte que alguien más ha cogido el piso. No te des por vencido y sigue buscando. Si bien es cierto que las agencias cobran hasta £300 por este servicio, si lo has hecho tú mismo (siguiendo los pasos de más abajo), esto te resultará hasta barato.

Si el caso anterior no es el tuyo, no te preocupes, la mayoría de los españoles que estamos aquí no vinimos ni con contrato ni con €15 000 para gastar pagando seis meses por adelantado y a muchos, con el tiempo, nos ha ido bien. En este caso, tendrás que decidir cuánto puedes permitirte pagar de alquiler y, en función de esto, te decides entre un estudio, un apartamento, un piso o una habitación en un piso compartido. Después es cuestión de buscar un casero particular. En el caso de querer un estudio, apartamento o piso, puedes utilizar gumtree.com o iamtheagent.co.uk.

Y ahora voy a centrarme en lo más importante: los pisos compartidos porque, lamentablemente, esta es la situación a la que se enfrenta la gran mayoría de los españoles que llegan a este país.

#3 ¿Cómo es compartir piso?

Si alguna vez has compartido piso, sabrás que hay todo un abanico de posibilidades en cuánto a lo que puede significar esta experiencia. En el Reino Unido, y sobre todo en Londres, existen pisos compartidos de todas clases, en todos los estados de conservación, con todo tipo de caseros y con todo tipo de condiciones. Lamentablemente, ésta es la situación en la que nos encontramos con la gran mayoría de los slumlords, un término que suelo traducir yo como “caseros buitres”. Ándate con ojo si estás mirando pisos compartidos.

#4 ¿Qué tengo que mirar?

La siguiente es una lista de cosas que te ayudarán a saber si has encontrado un chollo o una estafa:

 

#1 El piso

Mira el piso con detenimiento, sobre todo las esquinas. Mira el techo, los armarios empotrados y, sobre todo, detrás de la nevera y los radiadores. Estos son los sitios donde se suelen esconder el moho, los peligros de incendio y otras “sorpresillas” como las que ves aquí.

#2 Las facturas

Si lo has mirado todo con detenimiento y te gusta, pregunta por las facturas (cuánto son y a nombre de quién están). Si te dicen que están a nombre de los inquilinos, huye. El casero de mi primer piso me quedó debiendo £80 porque una factura estaba a mi nombre y el de la habitación de al lado marchó. Por esta razón, asegúrate de que el dueño tiene las cosas a su nombre (aunque luego las cobre con el alquiler). Si te dice algo como “cada habitación paga una factura” o “está a nombre de todo el mundo y tenéis que llamar a la compañía eléctrica”, huye, no te merece la pena.

#3 Council tax

Si el casero te dice que hay que pagar el “council tax” directamente al ayuntamiento, huye. Si el piso está alquilado por habitaciones, esto es responsabilidad del casero.

#4 Licencia de ocupación

Si en el sitio que vas a alquilar viven seis o más personas sin parentesco y tiene tres o más plantas, asegúrate de que tenga licencia ocupacional para dicho uso. Entra en la página web de tu “council” (ayuntamiento) correspondiente y mira que la casa en cuestión esté dada de alta en la lista de HMO. Si no lo está, huye o puede que, en casos extremos, te veas obligado a abandonar tu casa (sin tener adónde ir) si el ayuntamiento se entera de la situación y se da cuenta de que existe un peligro de incendio.

#5 Certificado de inspección de gas

Exige un Certificado de Inspección de Gas antes de entrar a una vivienda con gas ciudad. También exige un certificado de eficiencia energética. Estos documentos son un requisito legal a la hora de comenzar un alquiler. Si lo demás está bien y el casero no te da este documento, no te preocupes, puedes seguir con el proceso pero sabiendo que ahora tienes un as bajo la manga el día que quieras recuperar tu fianza.

#6 La firma

El piso está bien, no tiene humedades y el casero lo tiene todo en regla, ¿ahora qué?

Pues ahora es el momento de firmar el contrato. Ten en cuenta que si firmas un contrato de seis meses, estás obligado a quedarte en el piso los seis meses o pagar el alquiler de los seis meses en caso de marchar anticipadamente. Algunos contratos te dejan marchar si pierdes la fianza y das dos meses de aviso al propietario, pero no todos lo hacen. Léelo con detenimiento antes de firmar.

Por ley el contrato debe tener la siguiente información (también puede ser proporcionada en un documento por separado durante los 30 días siguientes a la fecha de suscripción):

– Tipo de alquiler (casi siempre Assured Shorthold).

– Nombre y dirección postal del propietario

– Nombre y datos de la cuenta de protección de fianzas (Deposit Protection Scheme).

Si no tienes esta información, puedes firmar el contrato, ya tienes todas las cartas a tu favor y si tu casero se vuelve buitre, se acordará de mi madre por haber escrito esta guía.

#5 ¿Cómo me protejo?

Nunca pagues el alquiler en metálico. Exige que se haga siempre por transferencia bancaria. Si no puedes negociar esto, que te haga un recibo y que te lo firme TODOS LOS MESES. También puedes descargarte un documento como este y hacer que lo firme. Nunca entregues ni una libra si no es con el papel firmado.

Si quieres más seguridad, puedes verificar que el casero es efectivamente el propietario de la vivienda buscando en landregistry del gobierno y verificando los datos. El informe cuesta £3 pero si te enteras que el casero no es el dueño, la seguridad que te proporciona esta información puede ser enorme.

La ley en el Reino Unido te permite no pagar el alquiler hasta que el dueño te dé su dirección postal por escrito (si no está en el contrato). Hasta que no veas ese documento, no pagues ni una libra. Eso sí, si te la da a los tres meses, tendrás que pagar el alquiler desde el primer día. Guarda el dinero y no lo malgastes.Ten en cuenta que si no tienes su dirección postal, no podrás denunciarlo así que si pagas el alquiler sin recibir esta información, puedes despedirte de la fianza. Si el casero no te da información sobre su dirección postal durante los primeros tres meses, puedes marchar sin pagar ni una libra o llamar a la policía (no proporcionar esta información a un inquilino es delito en el Reino Unido).

En ciertos casos, la ley también te permite dejar de pagar el alquiler si tu casa está en malas condiciones (si se te cae el techo del baño, como me pasó a mí). No tengas miedo de decir al casero que no piensas pagar hasta que haga las reparaciones correspondientes o que piensas llamar a un fontanero o albañil para que haga las reparaciones y las descontarás. En el peor de los casos, te tiene que dar un mínimo de dos meses de aviso para que busques otra cosa. Si tienes problemas, llama al council, que para eso están.

 

 Y ahora tu

Deja tu comentario abajo ¿has tenido vecinos de habitación alguna vez que no has podido soportar? ¿y algún casero que te ha tomado el pelo?

FOTOS: Street art en el East end de Londres, Shoreditch (31 de Julio de 2015)