Mi yo vehículo

Mi yo vehículo

Estando ya asentada en Edimburgo, llegó la hora de tomar una decisión en cuanto a mi medio de transporte y mi ejercicio físico. Pues bien, ni corta ni perezosa, me dispongo a aunar esos dos dilemas con una maravillosa bici. Eso de ir en bici por la ciudad es algo que una madrileña como yo siempre añora. Además te da un toque cosmopolita que ya es el remate final de todas tus intenciones. Estaba en un país diferente, con una lengua diferente, una cultura diferente, todo diferente y desde luego lo que más me motivaba era hacer cosas diferentes. Usar la bicicleta como medio de transporte era una de las que más me motivaba.

Yo veía circular a los vecinos del barrio de Leith y alrededores, montados en sus bicis, cada cual más bonita y se me caía la baba. Tenían todos un halo de civismo europeo de lo más chic, y yo, empezaba a experimentar con asombro esas cotidianas diferencias entre España y Reino Unido. Esas diferencias que hacen que te descubras diciéndote a ti misma; a ver si es cierto eso de que África empieza en los Pirineos. La mejor opción para comprar una bici, también por aquél entonces, fue hacerlo al más puro escocés, con uno de los proyectos que más ha impulsado el uso de bicicletas en Escocia: The Bike Station. Esta organización recicla, recibe y vende bicicletas desde el año 2002 y además, las tienes de varios precios. Actualmente hay aplicaciones que te indican los mejores recorridos en bici en cualquier ciudad del mundo, pero cuando yo estuve viviendo en Edimburgo, tirábamos de los mapas que te facilitaban en cualquier tienda de venta o reparación de bicicletas. Hoy si te dispones a circular en bicicleta por Edimburgo te aconsejo que le eches un vistazo a Edimburgh Innertube Map. Tienen muy en cuenta los comentarios de los usuarios de bicicletas en la ciudad e incluyen un mapa específico si eres estudiante en Edimburgo.

Por supuesto que viniendo de donde vengo, donde circular en bici es un acto de vida o muerte en muchos casos, me hice con las diferencias en cuanto al reglamento de circulación entre España y Reino Unido, en concreto en Escocia. Me llamó mucho la atención que en Escocia no fuera obligatorio el uso de casco, luego entendí por qué, allí eres considerado un vehículo, el resto son accidentes propios de la circulación, sin más. Lo de circular por la izquierda y estar bien atenta en la diferencia de sentido es algo que, como casi todos, aprendí a base de sustos.

Dispuesta a calcular el tiempo que podría tardar en bici de mi casa al trabajo, cogí mi bici por primera vez para circular por Edimburgo como una más. Tenía absolutamente todo lo necesario para sentirme incluida en ese elenco de cívicos ciudadanos y todo tipo de protecciones. Por supuesto, la bici tenía luces, los frenos funcionaban perfectamente, las ruedas estaban bien y la cadena también. Para tal hazaña, la de montar en bici, me hice con: Un casco, un chaleco reflectante, una rodillera protectora, gomas para sujetar el bajo de los pantalones y a todas estas protecciones y detalles le sumas: el abrigo, el chubasquero y la mochila. Más que una cívica ciudadana del siglo XXI parecía un personaje de Mad Max, pero la idea de utilizar la bici para moverme por la ciudad me gustaba por muchos más motivos.

Enfilada por Leith Walk controlando en todo momento el manillar y circulando por el medio del carril, todo como debía ser, se pone detrás de mi un autobús urbano. Por supuesto el susto fue minino teniendo en cuenta que me esperaba una larga cuesta hacia arriba. Todas las recomendaciones leídas anteriormente no me valieron para nada en ese momento, las pulsaciones a mil por hora, mis piernas a tope de fuerzas, la lengua enrollada en la rodilla. De vez en cuando miraba hacia atrás con cara de pánico y volvía rápidamente la vista al frente, para no mirar demasiado aquella amenaza tan grande que se cernía sobre mi joven cuerpecito. Todo el mundo te advierte de que eres un vehículo más en la calzada cuando montas en bici, pero nadie te dice como sentirte vehículo. Era como en los sueños, que intentas correr y no puedes, pues igual, cuanto más pedaleaba, menos avanzaba o esa era mi sensación.

Cambiaba de marcha y otra vez, pedaleo por allá, pedaleo por aquí esta vez de pie, para dar más impulso y yo con esa inclinación que tenía la cuesta, no podía más. Acostumbrada a los cortos tramos de Madrid por los que utilicé la bicicleta como medio de transporte en un acto de valentía -ya que en Madrid puedes ser considerado muchas cosas, pero en raras ocasiones eres considerado un vehículo si te mueves en bici- ¿Quién me iba a decir a mí que cualquier vehículo, incluido ese autobús iba a respetar mi velocidad y distancia con absoluta normalidad? Yo en aquel momento pensaba en lo joven que era y en lo poco que se debía de estar pareciendo mi cara a la de los felices ciudadanas europeas que montan en bici, con cestita incluida. Debía ser la tercera vez que miré hacia atrás, debíamos ir más o menos por donde cruza Baulfour Street, me di cuenta de que el conductor del autobús se encogía de hombros, en un intento de tratar de comprender esa desesperada carrera que me estaba metiendo cuesta arriba, con cara de pánico. La cuarta vez que miré hacia atrás, ya me di cuenta de las caras de intriga y preocupación de los que estaban sentados junto al conductor. Justo en ese momento descubrí que era un vehículo más en la calzada, una ciudadana europea que utiliza la bicicleta como medio de transporte y el vehículo de atrás, me respetaba, aunque fuera un autobús, ambos podíamos usar el carril. El susto se me bajó de cuajo en cuanto empecé a experimentar el ridículo de aquella situación. Yo, mi maltrecho sentido del ridículo y mi convencimiento ciclista, teníamos que tratar de salir de esa como fuese. En la primera bajada de bordillo que vi, ahí me metí y pude parar frente a un portal, para disimular y asimilar lo que había pasado. Por supuesto, también para coger aire.

Lo que había pasado fue una de muchas diferencias que experimentas en Reino Unido. Muchas de estas diferencias son positivas a favor de su cultura, otras no por supuesto. En este caso esta diferencia te libera y te ayuda a no ir con tanta tensión por la vida. Algo tan lógico como el respeto de las normas de circulación parece relegado a un segundo plano en España. Ni una sola vez recibí un bocinazo, ningún coche me adelantó cerca, nunca sentí que ralentizaba el tráfico aunque a veces yo misma me apartaba por si acaso, era considerada un vehículo más en la calzada y me sentía una verdadera cívica ciudadana europea, afianzada en mi convicción de ciclista urbana. El uso de la bicicleta como transporte es algo que te recomiendo encarecidamente y si tu ciudad lo permite orográficamente hablando, con más razón, sea donde sea. Si puedes utiliza la bici para moverte, son muchas las ventajas. Haces deporte, llegas antes -y si no llueve mucho- puedes disfrutar de tus trayectos por la ciudad sobre ruedas, sin miedo a que alguien abra la puerta de su coche repentinamente.

Nunca pensé en San Valentín hasta vivir en Reino Unido

Nunca pensé en San Valentín hasta vivir en Reino Unido

No sé cómo se me ha ocurrido incluir el día de San Valentín en el título. Ni siquiera en el blog. No sé cómo ha empezado todo, aunque intuyo que éste debe ser uno de los efectos de vivir en Reino Unido. Ese efecto primario o secundario en el que definitivamente ya no hay vuelta atrás ni siquiera para hablar de amor.

Nunca antes de vivir en Reino Unido pensé en San Valentín ni cuando estaba enamorada. Nunca pensé en que me felicitaran ni en felicitar en este día. Mi padre decía que eso eran cosas de El Corte Inglés y de querer vender a toda costa. Yo me lo creí, pero ¡aquí me tienes! hablando de amor el día de San Valentín.

Hoy, para hacer una pequeña celebración tipo británica, he rescatado algunas de las cosas que se hacen en San Valentín en Reino Unido. El día de los enamorados se celebra con más bombo que en Spain is different, me comenta Abel en su email. Desde luego no puedo estar más de acuerdo. La costumbre de celebrar San Valentín es a “todo trapo”, a bombo y platillo, por todo lo alto y no se me ocurren mas adverbios. Y es muy complicado sustraerte de esta celebración ni aunque te escondas en lo más recóndito del lugar.

Hilemos algunos temas relacionados con esta costumbre.

Los regalos “rosas”

 

En Reino Unido son regalos habituales las flores y ¿cómo no? los chocolates. También algunos excéntricos románticos y con dinero pueden hacer otros regalos más inusuales  como un vuelo en helicóptero, un paseo en globo o la oportunidad de probar un Ferrari. Pero definitivamente lo más habitual es la costumbre de escribir y enviar tarjetas de amor a ese amante, amigo, hermano o ser querido. Siempre fue en forma de tarjeta manuscrita que se recibe o se envía por correo. Ahora tenemos las versiones ya impresas y entregadas en mano además de las digitales por whatsup o por FB.

El año pasado recibí una tarjeta de amor el día de San Valentín. Y este año sólo he podido hacerla una foto para el blog y autoregalarme una caja de bombones por aquello de no perder las buenas costumbres. Era una tarjeta rosa llena de corazones en la que se veía escrito su nombre y el mío: Steve, Menchu. Así me llegó: entregada en mano de parte de mi inglés de pro. Yo, ya advertida con antelación, regalé otra tarjeta y una caja de bombones que compré en el aeropuerto. Steve siempre se aseguraba de que yo me enterara de lo que tenía que hacer en estos casos.

Acepté la tarjeta “rosa” llena de corazones. Sí, lo confieso, y eso no hace daño. Lo de los prejuicios no lleva a ningún sitio. Tan sólo le pongo un pero…

¿Pero no sabía Steve que a mi NUNCA me gustó el color rosa?

El color rosa y yo nunca nos habíamos llevado bien. A decir verdad, nunca nos habíamos llevado. Quizá era por aquello de llevar la contraria a lo que debe gustarle a las chicas. Siempre fui un poco rebelde sin causa (y con ella) y procuré no seguir esas normas impregnadas de rosa y azul.

Volvamos a la tradición británica y a esos gustos al rosa en estas celebraciones…

Steve es de esos hombres que siempre saben hacer lo correcto según el manual. Los manuales y los know how están por todos sitios. Pues bien, tomemos el manual universal de buenas costumbres sobre qué hacer con una mujer. Aquel volumen, por ejemplo:

Título: “Cómo hacer feliz a una mujer sin preguntarle nada sobre ella”

o ¿qué tal este otro?

Título: “Cómo proponer matrimonio a tu amor un día de San Valentín en un año bisiesto” .

Este último es por el año pasado y válido para los próximos bisiestos. Ah! y sólo para mujeres. Hay que casarse. ¡qué maravilla! ¡garantizado! parece que si lo propones en un año bisiesto hay muchas más probabilidades de que se produzca tal evento. Además en esos leap years las mujeres tenemos el permiso explícito sin resultar quizá unas lanzadas intrépidas, busconas o especialmente atrevidas. No fue así en mi caso. Pero viene a cuento de que es una costumbre también británica. Tal petición y final feliz no se produjeron porque resultó ser para mi una imposibilidad y una ilusión pasajera de unos meses, hasta que volví a Spain…

Pero me encantan los ingleses. Siempre me quise hacer extranjera y puedo decir que soy anglófila por los cuatro costados. Esto va en serio.

También va en serio mi cambio de opinión sobre el color rosa. A estas alturas puedo cambiar ¿verdad? Y me lo he tomado tan en serio que he hecho el cambio de imagen del blog y de la TIENDA de From Lost to the Tamesis. Verás que ha pasado de ser sólo rojo y gris a llevar tonos rojos y rosas por todos sitios. De este cambio tiene la culpa esta vez Alvaro, mi ilustrador favorito. Ya hablaremos de él y del librito “Bosco” en los próximos días.

Y a propósito de admiración y de amor secreto (esto va por Alvaro que seguro que no me lee) pasamos al detalle de los secretos que se esconden y desvelan en San Valentín.

El admirador secreto

En el día de San Valentín es costumbre enviarse cartas de amor desde hace más de cien años  ¿lo sabías? Pero lo que más me ha interesado es leer que eso empieza a corta edad, en el colegio. Los niños y los adolescentes esperan su carta de amor del admirador secreto el día de San Valentín. Ese es el momento de revelar su secreto.

Para hacer honor a lo anglófilo, he de volver a los manuales. En este caso he extraído las recomendaciones del manual de la mismísima wiki de “como hacerlo …”

“Cómo hacer el día de San Valentín para declararte a ese amor secreto” y he leído incluso que hay diez wiki-hows relacionados. oh! my God!

Desvelemos en inglés qué hacer en tres partes sobre el proceso: Wooing Your Crush, Revealing Your Identity y Getting to Know Your Crush. ¡Estupendo! Leemos aquí despacito y analizamos bien para enterarnos ¿ya? Yo creo que lo he conseguido. Pero ahora llega la hora de la verdad y pasar a la acción.

Tu ¿te atreves?

Yo desde luego, sin ser inglesa, seguro que sería una de las que me encantaría escribir y prepararlo todo. Según reza en la wiki-how el proceso sería de la siguiente forma y manera: hacer el cortejo, revelar mi identidad y finalmente presentarme. ¡uy qué nervios!. Pero definitivamente no me atrevería a revelar ese amor secreto. No creo que me atreviera a cruzar en mi adolescencia la raya de admiración secreta a ese profesor o a aquel chico al que en muy pocas ocasiones pude ir a ver los fines de semana por mucho que me ardieran las entrañas. Nunca mis amores locos y platónicos fueron entre iguales a esa corta edad. ¿O quizá nunca en esto del amor he acertado en la edad? Ahora con 50+ me cortejo(an) los de 40+ aunque finalmente me tachen como posible candidata a novia-amante … fíjate ¿qué sabrán estos jovenzuelos de mi entrega en esto del amor? 🙂

¿Y tú, cómo esperas esa declaración de amor?

Hay cosas universales, como el amor, que atraviesan barreras y fronteras sin que cambie una coma ¿pero surte el mismo efecto hacer una declaración de amor en año bisiesto en Inglaterra que hacerlo delante del patrón de fiestas de tu pueblo en Spain is different?

Pensemos en esa España profunda, en la Macarena, en las fallas, o en las fiestas que sean. O sino, en esa España postmoderna en Madrid o en BarCeloNa. O sino, en cualquier rincón de la península donde se nos antoje estar. Definitivamente ni por lo más remoto me imagino recibir una tarjeta de amor de parte de un caballero español ¿y tu cómo esperas esa declaración de amor? ¿Cómo ha sido tu San Valentín? ¿lo odias? ¿lo amas? ¿te resulta indiferente y pasa sin que te enteres?

Por mi parte me despido ya, y espero y deseo que hayas pasado un buenísimo día de San Valentín. Seguro que si vives en Reino Unido no te habrá pasado desapercibido.

¿Nos cuentas?

Un abrazo con todo mi amor,

Menchu

Brexit y efectos en el QTS de europeos y españoles

Brexit y efectos en el QTS de europeos y españoles

Empecemos con que 63+26+14+9+8+6 no suman 100 (ver este vídeo), ¿suma?

Cuando las cosas no se ponen fáciles, se pueden poner aún más difíciles. Véase el ejemplo anterior en Spain hablando de presupuestos. Por mucho que lo intente él y sus asesores no salen las cuentas, no salen. Así llevamos mucho tiempo. Este último año ha sido el colmo con las negociaciones entre los partidos políticos, que ha resultado sin duda una gran escena de teatro en tres actos. Bueno, ¿quizá dos?

Pero no venía yo a hablar de Spain is different, ya sabemos, sino un remix de propósitos de inicio de curso con el inglés, del Brexit y cómo nos puede afectar si estamos pensado en emigrar a Reino Unido y/a obtener el QTS para ejercer de profe.

 

# Leer inglés es una buenísima práctica para hacerme inglesa

Sí. ha habido el verano y ahora es inicio de curso. Toca una evaluación inicial.

Recordemos que me quería hacer inglesa y eso tiene que notarse en algo.

Leer el primer titular que me llega por email en el The Guardian online todos los días me hace avanzar en mi lista “my three words of the day” de vocabulario en inglés. Una hora leyendo algún titular interesante de la actualidad además me mantiene al día de lo que ocurre en el mundo. Esta es una de las cosas en que se nota. Y dos, es que estos días para colmo me resultan estimulantes las noticias. Hay miles de fotos de portada de Obama en su despedida y recorrido por el mundo y ya sabes que tengo debilidad por este hombre y su particular estilo de bajar del avión. Me encantan hasta sus resbalones. A su hija mayor el viento también le hace de las suyas a su llegada a Madrid (llegada de los Obama a Madrid)

obama-minifalda

Pues bien, en estos días he leído mucho sobre el Brexit. Me gustaría con ello hacer un resumen de lo que ha pasado y dónde estamos ahora que empezamos el curso. Voy a ponerme un poquito más seria, a ver si no la fastidio ahora, después de tomarme estas confianzas inconfesables.

 

# Dónde estamos en el Brexit

¿Y esto ahora del Brexit es interesante? ¿es porque hay alguna novedad después de la sorpresa que nos dieron en Junio?

Theresa May retrasa la salida de Europa al próximo año.

No es porque dude en que se hará, sino porque nadie había previsto ni planificado cómo sería la vida después del sí al Brexit. May se ha puesto manos a la obra con un equipo para planificar esa salida y necesita unos meses. Antes del verano ya había dicho que hasta el 2017 no habrá nada, tiempo necesario para que puedan terminar los deberes de “pensar” y “planificar”. Los británicos han dicho que quieren irse, pero no sabemos exactamente que es lo que han votado. Sí, me quiero ir, pero la pregunta es ¿cómo? ¿qué quiero hacer a partir de ahora?

Hubo muchos arrepentidos el mismo día siguiente a las elecciones y muchas búsquedas en google en ese “after” de las elecciones. Algunos se despertaron diciendo ¡ah! ha salido que nos vamos y ¿por qué habré votado salir?

brexitbus

De nuevo tampoco salen las cuentas aquí. En este caso, no llega a 100 M. la cifra de 350 Millones que los del Brexit iban a destinar a la Seguridad Social ¿cuánto suma?

Cambiar algo que lleva instaurado más de treinta años no se puede hacer en dos días. Hasta ahí es algo previsible ¿no?. Estamos muy al principio de lo que puede ser una salida o una medio salida. Esto supone además un cambio en Europa y también en las relaciones de Reino Unido con el resto del mundo en los próximos años.

¿Y ahora al inicio de curso por dónde vamos?

El Gabinete del Brexit tuvo su primera reunión en forma de “lluvia de ideas”. En serio, así se ha llamado para poder empezar a pensar el tema de la salida. ¿La tarea-Brexit? Pensar antes de actuar. No tanto para resolver una posición común de negociación con Europa sino para empezar a pensar qué tipo de relación quieren realmente los británicos con el resto del mundo.

La Sra. May el fin de semana pasado llegó a la cumbre del G20. Supongo que le ha resultado una buena práctica el estrenarse en su nuevo puesto. ¿Y qué ha sacado en claro?

Estados Unidos ha dicho que los negocios con Reino Unido se los tienen que pensar también, y mucho, ahora que las negociaciones con Europa estaban muy avanzadas con el TTIP . Y Japón ha dicho claramente que establecerán sus mayores empresas en algún otro sitio de Europa.

Así estamos, pues, hechos un mar de dudas todos… ¿qué nos espera? Desde luego que el paisaje no se ve claro. Habremos de esperar, pero parecen muchíiiiisimos cambios en el mundo.

 

# El QTS a examen: evaluación de septiembre

Sin meterme en berenjenales, me dispongo a simplificar lo que me parece obvio desde una simple perspectiva simplificada. La pregunta que se nos ha planteado ¿cómo nos afecta esta salida? ¿Qué puede pasar en relación a los profesores pendientes de irse a Reino Unido? ¿Y el QTS?

Para los que tenemos el QTS, y hemos ejercido de una manera u otra de profes, no hay problema porque ya existe un reconocimiento a la cualificación de profe. Ya está “no nos borran”. Y a los que no lo tienen todavía es de esperar que las normas europeas no se apliquen en el futuro de la misma forma. El QTS que solicitamos actualmente está basado en la directiva europea 2005/36/EC, que permite a los profesores cualificados reconocidos en cualquiera de las naciones de la Unión Europea tener ese mismo reconocimiento en Reino Unido.

Pensemos ahora en las cuentas, pero de cajón, sin trucos como los de antes. Con el Brexit y la salida de Reino Unido de Europa, si es una salida plena no se podrá conceder nada basado en alguna norma europea.

¿Hay que echarse a temblar?

No creo, pero quizá tengamos que solicitar el QTS tal cual lo hacen actualmente los solicitantes no europeos como los australianos, americanos, neozelandeses, etc.. La fórmula todavía no la sabemos, pero conociendo la eficiencia de los ingleses en la resolución de problemas, debemos estar preparados nosotros también para ese cambio.

Y antes de que el Brexit sea efectivo ¿qué podemos hacer?

Solicitar el QTS ¡ya! si es que tienes intención de venirte en algún momento o si aún te lo estás pensando, porque se puede hacer aunque estés en España.

El formulario de solicitud en papel está anticuado y desde hace un tiempo sólo aceptan solicitudes online. Me escribieron hace unas semanas diciéndome que quitase cualquier enlace a la solicitud anterior. Por tanto, me he puesto yo también manos a la obra desde entonces.

Entradas que he actualizado recientemente:

 

Para despedirme te cuento que Shakespeare publicó tres versiones del primer acto de Hamlet. Lo sé de buena tinta porque vi este verano una fantástica exposición en Londres Shakespeare in ten acts”. Conté sin trucos las veces que vi los originales de las publicaciones de Hamlet, y te digo que su obra la actualizó en menos de seis años al menos tres veces entre 1600 y 1606.

Me encanta pensar que ¡los escritos tienen vida propia!.

¿Qué opinas del Brexit? ¡Cómo crees que te afecta? ¿Puedes escribir tu historia a partir del Brexit?

¿Tienes problemas con el casero?. Tus derechos como inquilino (2ª parte)

¿Tienes problemas con el casero?. Tus derechos como inquilino (2ª parte)

(Guest Post – Entrada invitada de Guillermo Urbina – Traductor e intérprete acreditado)

Guillermo Urbina Valdés es traductor jurado en España e intérprete de los servicios públicos en el Reino Unido.

Lée algo más sobre Guillermo aquí, verás porqué sigue siendo mi traductor favorito.

Hoy continuamos con la 2ª parte de tus derechos como inquilino. Guillermo nos cuenta qué podemos hacer y cómo defendernos de los abusos por parte de los caseros. No con todos, está claro. Pero me refiero a aquellos caseros “buitres” y “ratas” con los que nos podemos sentir desprotegidos por falta de recursos y de información en muchas ocasiones.

Por mi parte, sólo espero que no tengas que recurrir muchas veces a esta entrada del blog. Pero, por si acaso, ya sabes dónde encontrarnos.

 

 

 

el-buitre-street-art-londres

¿Tienes problemas con tu casero?. Tus derechos como inquilino (2ª parte)

En la parte 1 de esta publicación titulada: ¿Cómo encontrar un piso en condiciones?. Tus derechos como inquilino (1ª parte), comentaba cómo protegernos a la hora de buscar piso. Para los que no lo leísteis (o no hicisteis caso), os recomiendo su lectura. Y ahora he escrito esta segunda parte para cuando las cosas se han puesto algo peor. Espero en esta ocasión que te ayude a recuperar tu fianza y que una mala experiencia sea lo menos mala posible.

 

El caso

Pongamos el caso:

Me he mudado a un piso compartido y ahora me he dado cuenta de que está lleno de ratas, se cayó el techo del pasillo y hay diez sinpapeles durmiendo en mi baño. El casero dice que me debería dar con un canto en los dientes porque está apostando por las especies autóctonas, ahora tengo más luz natural y hasta puedo aprender idiomas. ¿Qué hago?

Aunque puede sonar a exageración, he visto cosas peores en la televisión británica. Ándate con ojo, búscate otra cosa y, si quieres romper el contrato, juega con las cartas que tienes. Están todas a tu favor.

Por supuesto, está claro que lo primero que tienes que hacer es buscar otro piso. Para saber cómo buscarlo y proteger tus derechos, consulta la primera parte de esta guía aquí.

 

Cartas a tu favor

#1 Tu fianza

Empieza por decirle al casero que quieres marchar y que quieres tu fianza. Si no te la da, no te preocupes.

 

#2 Llama a council

Llama al council si quieres que arregle el piso. Si prefieres buscarte otra cosa y cualquiera de las siguientes situaciones aplica en tu caso, puedes saltarte este paso.

 

#3 ¿Dónde está mi certificado…?

Si no recibiste un certificado de seguridad del gas o un certificado de eficiencia energética, di al casero que llamarás al council a denunciar estas irregularidades como no te devuelva la fianza. Si no tiene licencia HMO, mejor que mejor (las multas empiezan en £20 000).

 

#4 El depósito

Si tienes suerte, el casero no habrá protegido tu fianza con un Deposit Protection Scheme. La ley ahora te permite exigir un importe equivalente a 4 veces tu fianza.

Así quizá te puedas pasar el verano entero en España :). Yo lo hice así. Mira el siguiente enlace y sigue los pasos: Tenancy deposit compensation claims.

 

#5 El council tax

Si el casero te obligaba a pagar el council tax, llama al council y pide un reembolso de todo lo que hayas pagado. Con enviarles una copia del contrato es suficiente para recuperarlo.

 

#6 El catastro

Consulta el catastro aquí para verificar que el dueño sea el dueño. Si no lo es, denuncia ante el Council por Action Fraud (brigada antifraudes) y al HMRC (el equivalente a Hacienda). El proceso será largo pero, en mi caso personal, llegué a cobrar más de £3 000 de indemnización. Además, me quedó la satisfacción de que le habían puesto una multa bastante importante.

 

#7 Mi casero (y el tuyo) se acordará de mi

Espero que esta guía te haya servido para proteger tus derechos o defenderlos. Si encontraste un buen piso, ¡enhorabuena! Esto es un gran paso y es difícil incluso para los que llevamos años aquí. Si, por el contrario, usaste esta guía para salir de una mala situación, ¡enhorabuena! Tendrás otra cosa que contar cuando veas a tus amigos de la que uses tu indemnización para pegarte unas buenas vacaciones en España. A mí me queda la satisfacción de que mi casero (y el tuyo) se acordará de mi madre el resto de sus días.

 

FOTOS: Street art en el East end de Londres, Shoreditch (31 de Julio de 2015).

 

Sé que el pájaro de la foto no es un buitre ¿o sí?, pero ha venido muy bien ilustrar con estas imágenes lo que en español significan estos dos términos que he aplicado a este tipo de caseros. Eso de: buitre y rata. ¿Te perdiste la primera parte de “tus derechos como inquilino?. Pincha en este enlace si quieres leerlo.

Y tú, cuéntanos ¿has tenido alguna vez problemas como inquilino en Reino Unido? ¿tienes alguna experiencia que contarnos?

¿Cómo encontrar un piso en condiciones?. Tus derechos como inquilino (1ª parte)

¿Cómo encontrar un piso en condiciones?. Tus derechos como inquilino (1ª parte)

(Guest Post – Entrada invitada de Guillermo Urbina – Traductor e intérprete acreditado)

Guillermo Urbina Valdés es traductor jurado en España e intérprete de los servicios públicos en el Reino Unido. Después de estudiar pedagogía en Estados Unidos, decidió empezar de cero y especializarse en traducción jurídica con un enfoque en derecho comunitario, derecho británico y derecho español. Es aficionado a la fotografía y sus ratos libres se dividen entre viajar por Asturias y revolver los mercadillos de la zona de Greenwich. Vive en Londres desde 2012 y colabora conmigo desde 2013 en From Lost to the Támesis.

Hasta aquí su nota biográfica.

Y ahora añado algo más personal sobre mi traductor favorito aquí. ¡Léelo!.

¡Disfruta de la lectura! y no te olvides de que cada uno tiene su experiencia y desde aquí te animo a que nos cuentes la tuya con la vivienda.



el-buitre-street-art-londres

 

 

¿Qué es esta guía?

El objeto de esta guía es dar a conocer los derechos y obligaciones de los inquilinos en Inglaterra y Gales. Hay que tener cuidado. Esto no es España y las leyes de vivienda cambian un mundo. En ciertos aspectos, los derechos del arrendatario son más vulnerables pero, en otros, están más protegidos. La primera parte te ayudará a la hora de buscar piso. Si ya has encontrado uno y tienes problemas con el casero, consulta la segunda parte AQUÍ.

#1 ¿Qué debo tener en cuenta?

Antes de buscar vivienda, lo más aconsejable es asegurarte bien de dónde te estás metiendo y en qué condiciones. Lamentablemente, el Reino Unido está lleno de arrendadores déspotas que sólo se interesan por exprimirte hasta el último penique que puedan y les da igual que vivas como vivas. La situación es aún peor en Londres, donde la precariedad de las viviendas alquiladas a inmigrantes aparece continuamente en las noticias. En el Reino Unido, hay un piso por cada nueve personas que buscan y, desde los años 80, no se construyen suficientes viviendas para cubrir las necesidades de una población en crecimiento. Este exceso de demanda combinado con la escasez de viviendas ha hecho que los precios suban mucho. Ten esto en cuenta antes de buscar.

Lo anterior no significa que no haya viviendas dignas, modernas y en buen estado. Tampoco significa que no haya gente honesta que alquile casas, se comporte correctamente y sea respetuosa con sus arrendatarios. Es decir, hay de todo y, para saber dónde te metes, tienes que saber con quién estás tratando.

#2 ¿Cómo busco?

Dependiendo de tus posibilidades, tienes varias opciones para buscar. Si vienes con unos ahorros considerables y te puedes permitir pagar 6 meses por adelantado más una fianza de mes y medio, o si vienes con un contrato de trabajo desde España y tu sueldo bruto es por lo menos tres veces mayor que el alquiler, lo más aconsejable es acudir a una agencia de alquiler. Puedes buscar en zoopla.co.uk o rightmove.co.uk e ir mirando las zonas que te interesen y contactar con agencias. En general, el este de Londres es más barato que el oeste y las viviendas son más nuevas, más espaciosas y están en mejor estado en el este. También es cierto que, en el este, lo que está mal está muy mal mientras que el oeste es más uniforme. Todo es cosa de mirar un piso que te guste. Ten en cuenta que, si encuentras algo bueno y que se adapte a tu presupuesto, tienes que cogerlo de inmediato (pagando una señal al momento de ver el piso) porque lo más probable es que el agente vaya a enseñarlo a 10 personas más el mismo día. Tampoco te extrañe si te llaman una o dos horas antes de una cita que habías concertado para decirte que alguien más ha cogido el piso. No te des por vencido y sigue buscando. Si bien es cierto que las agencias cobran hasta £300 por este servicio, si lo has hecho tú mismo (siguiendo los pasos de más abajo), esto te resultará hasta barato.

Si el caso anterior no es el tuyo, no te preocupes, la mayoría de los españoles que estamos aquí no vinimos ni con contrato ni con €15 000 para gastar pagando seis meses por adelantado y a muchos, con el tiempo, nos ha ido bien. En este caso, tendrás que decidir cuánto puedes permitirte pagar de alquiler y, en función de esto, te decides entre un estudio, un apartamento, un piso o una habitación en un piso compartido. Después es cuestión de buscar un casero particular. En el caso de querer un estudio, apartamento o piso, puedes utilizar gumtree.com o iamtheagent.co.uk.

Y ahora voy a centrarme en lo más importante: los pisos compartidos porque, lamentablemente, esta es la situación a la que se enfrenta la gran mayoría de los españoles que llegan a este país.

#3 ¿Cómo es compartir piso?

Si alguna vez has compartido piso, sabrás que hay todo un abanico de posibilidades en cuánto a lo que puede significar esta experiencia. En el Reino Unido, y sobre todo en Londres, existen pisos compartidos de todas clases, en todos los estados de conservación, con todo tipo de caseros y con todo tipo de condiciones. Lamentablemente, ésta es la situación en la que nos encontramos con la gran mayoría de los slumlords, un término que suelo traducir yo como “caseros buitres”. Ándate con ojo si estás mirando pisos compartidos.

#4 ¿Qué tengo que mirar?

La siguiente es una lista de cosas que te ayudarán a saber si has encontrado un chollo o una estafa:

 

#1 El piso

Mira el piso con detenimiento, sobre todo las esquinas. Mira el techo, los armarios empotrados y, sobre todo, detrás de la nevera y los radiadores. Estos son los sitios donde se suelen esconder el moho, los peligros de incendio y otras “sorpresillas” como las que ves aquí.

#2 Las facturas

Si lo has mirado todo con detenimiento y te gusta, pregunta por las facturas (cuánto son y a nombre de quién están). Si te dicen que están a nombre de los inquilinos, huye. El casero de mi primer piso me quedó debiendo £80 porque una factura estaba a mi nombre y el de la habitación de al lado marchó. Por esta razón, asegúrate de que el dueño tiene las cosas a su nombre (aunque luego las cobre con el alquiler). Si te dice algo como “cada habitación paga una factura” o “está a nombre de todo el mundo y tenéis que llamar a la compañía eléctrica”, huye, no te merece la pena.

#3 Council tax

Si el casero te dice que hay que pagar el “council tax” directamente al ayuntamiento, huye. Si el piso está alquilado por habitaciones, esto es responsabilidad del casero.

#4 Licencia de ocupación

Si en el sitio que vas a alquilar viven seis o más personas sin parentesco y tiene tres o más plantas, asegúrate de que tenga licencia ocupacional para dicho uso. Entra en la página web de tu “council” (ayuntamiento) correspondiente y mira que la casa en cuestión esté dada de alta en la lista de HMO. Si no lo está, huye o puede que, en casos extremos, te veas obligado a abandonar tu casa (sin tener adónde ir) si el ayuntamiento se entera de la situación y se da cuenta de que existe un peligro de incendio.

#5 Certificado de inspección de gas

Exige un Certificado de Inspección de Gas antes de entrar a una vivienda con gas ciudad. También exige un certificado de eficiencia energética. Estos documentos son un requisito legal a la hora de comenzar un alquiler. Si lo demás está bien y el casero no te da este documento, no te preocupes, puedes seguir con el proceso pero sabiendo que ahora tienes un as bajo la manga el día que quieras recuperar tu fianza.

#6 La firma

El piso está bien, no tiene humedades y el casero lo tiene todo en regla, ¿ahora qué?

Pues ahora es el momento de firmar el contrato. Ten en cuenta que si firmas un contrato de seis meses, estás obligado a quedarte en el piso los seis meses o pagar el alquiler de los seis meses en caso de marchar anticipadamente. Algunos contratos te dejan marchar si pierdes la fianza y das dos meses de aviso al propietario, pero no todos lo hacen. Léelo con detenimiento antes de firmar.

Por ley el contrato debe tener la siguiente información (también puede ser proporcionada en un documento por separado durante los 30 días siguientes a la fecha de suscripción):

– Tipo de alquiler (casi siempre Assured Shorthold).

– Nombre y dirección postal del propietario

– Nombre y datos de la cuenta de protección de fianzas (Deposit Protection Scheme).

Si no tienes esta información, puedes firmar el contrato, ya tienes todas las cartas a tu favor y si tu casero se vuelve buitre, se acordará de mi madre por haber escrito esta guía.

#5 ¿Cómo me protejo?

Nunca pagues el alquiler en metálico. Exige que se haga siempre por transferencia bancaria. Si no puedes negociar esto, que te haga un recibo y que te lo firme TODOS LOS MESES. También puedes descargarte un documento como este y hacer que lo firme. Nunca entregues ni una libra si no es con el papel firmado.

Si quieres más seguridad, puedes verificar que el casero es efectivamente el propietario de la vivienda buscando en landregistry del gobierno y verificando los datos. El informe cuesta £3 pero si te enteras que el casero no es el dueño, la seguridad que te proporciona esta información puede ser enorme.

La ley en el Reino Unido te permite no pagar el alquiler hasta que el dueño te dé su dirección postal por escrito (si no está en el contrato). Hasta que no veas ese documento, no pagues ni una libra. Eso sí, si te la da a los tres meses, tendrás que pagar el alquiler desde el primer día. Guarda el dinero y no lo malgastes.Ten en cuenta que si no tienes su dirección postal, no podrás denunciarlo así que si pagas el alquiler sin recibir esta información, puedes despedirte de la fianza. Si el casero no te da información sobre su dirección postal durante los primeros tres meses, puedes marchar sin pagar ni una libra o llamar a la policía (no proporcionar esta información a un inquilino es delito en el Reino Unido).

En ciertos casos, la ley también te permite dejar de pagar el alquiler si tu casa está en malas condiciones (si se te cae el techo del baño, como me pasó a mí). No tengas miedo de decir al casero que no piensas pagar hasta que haga las reparaciones correspondientes o que piensas llamar a un fontanero o albañil para que haga las reparaciones y las descontarás. En el peor de los casos, te tiene que dar un mínimo de dos meses de aviso para que busques otra cosa. Si tienes problemas, llama al council, que para eso están.

 

 Y ahora tu

Deja tu comentario abajo ¿has tenido vecinos de habitación alguna vez que no has podido soportar? ¿y algún casero que te ha tomado el pelo?

FOTOS: Street art en el East end de Londres, Shoreditch (31 de Julio de 2015)
La primavera y cosas de mujeres

La primavera y cosas de mujeres

 

The spring & Women’s issues

Me ha vuelto a pasar. He desaparecido de las listas. No la de la lista de profes interinos, sino de las listas del censo electoral.

El certificado de que estoy inscrita en Londres llegó hace un mes. Si no hubiese sido porque quería votar para las elecciones de Mayo, no me hubiese dado quizá tanta prisa. Pero, a pesar del certificado, no estoy en el censo para votar.

Hay muchos emigrantes que hemos venido a Londres a aprender inglés o a buscarnos la vida.

    – Sois muchos. Me comentó un funcionario cuando se podía ir sin cita.

Al parecer somos alrededor de 73000 inscritos (dato del 2012). Si suponemos que no para de llegar gente y que a la mitad de los que estamos les importa un bledo esto de estar o no incritos, y lo de votar o no, podemos llegar a 90000 haciendo peticiones. Es decir, un incordio para el sistema o para el funcionario que quiere hacer su trabajo y los ciudadanos no le dejamos.

¡Ay! ¡Cómo se parece esto a España!.

 

El fantasma me persigue

Mi fantasma me persigue. Este se encarga de hacerme desaparecer de la listas, de las agendas, de la mirada del otro y del propio sistema que me devora. Y es que el fantasma te persigue a donde vayas. No hay manera de deshacerse de él o eliminarlo de una vez por todas. ¿Será necesario para recordarme que soy humana?

Intento entonces, que una vez reconocido, no me deje sin palabras. ¡Ah! ¡Eres tu… el fantasma!. Me toca lidiar con él.

    – Oye tú…eh.., no me asustes.Sigo aquí

Muchas veces he pensado en el fantasma de persecución de los paranoicos. Y pienso, hermano… te compadezco. Sé que es real, como para Don Quijote los gigantes, aunque Sancho se encargaba de recordarle que no eran sino molinos de viento.

El premio Nobel de literatura de 2009, el turco Orhan Pamuk, dice que el arte de la novela se basa ante todo en la compasión humana, que te identifica con el dolor del otro. Sí, esto no es pena o lástima. Eso es otra cosa. Con la pena de la Iglesia y de la caridad, que lava las culpas, te pones en otro nivel. Pero la compasión es el “yo he pasado por ahí” “soy algo de eso”, y te acompaño, al igual que lo hago con esa a la que le persigue el fantasma que a veces le hace desaparecer.

 

La depre y la primavera

Muchos fantasmas sin identificar se maniiestan en primavera.

Dice una amiga de Deimon que se vuelve a España. Que está muy sola y que no aguanta más. Es la única que trabaja de lo suyo, pero se encuentra sola.

La depresión es la crisis donde se despiertan todos los fantasmas. Y es en primavera donde vienen muchos de ellos. Cuando ves uno, luego ves muchos… a mi me pasa. Ultimamente me encuentro haciendo fotos de edificios que me fascinan. Londres es una ciudad inmensa llena de grúas, y veo grúas por todas partes. Estos grandes gigantes se me hacen los fantasmas de la burbuja del ladrillo. Y de veras, eso también me asusta porque me recuerda a España.

Me encantaría que esta amiga de Deimon, que sabe de química y toma pastillas para la depresión, leyese el artículo de Penelope Trunk. Y si la depresión te la quieres tomar como algo natural verás que ella habla de época de transición y el alto precio que se paga por esconderse. Pues hay que pasar por la primavera, era en la que se aparean y se renuevan muchos especies, porque estamos vivos.

La democracia también está en crisis en toda Europa. Necesitamos otra transición para ponernos al día e inventar otra cosa nueva para renovar la democracia, que es la dictadura de politicos que no-nos-representan. Sí, y quizá tengamos que repensar las asambleas o la elección de los politicos por sorteo, tal y como propone Javier Cercas en su reflexión sobre la propuesta de Van Reybrouck.

Estás enfrente de lo que has elegido. Pero ha pasado tanto tiempo, y ha cambiado tanto, que lo que anhelabas y buscabas no lo reconoces, como en la canción de la otra Penélope (la de de Serrat).

 

¿Y ahora qué?

Oígo que hablan español como si estuvieran en su casa. Ella en una mesa está estudiando y hace los deberes de inglés. El limpia los cristales de las ciento y una lámparas que iluminan el Food hall del Barbican. Al cabo de un rato se miran, se acercan, y se despiden con un beso: Nos vemos en casa.

Y sigo pensando en lo necesario de la transición: tus cosas, las palabras, la espera, el beso de despedida, que va antes que el encuentro en casa.

Para nadar hay que mojarse, como lo hacen los gansos de la foto en el Regent’s Canal en estos días de primavera. Y para saber porqué una se siente sola hay que preguntarse ¿y esto es así para toda la vida? Y a continuación ir al psicoanalista. Eso mismo fue lo que me llevó a mi. También lo que movió a Elena Rincón, la protagonista de “La soledad era eso”. Ella buscó un detective que la siguiera, que se convirtió en testigo activo de su transición ( Aquí he encontrado una buena interpretación).

¡así… detectives, testigos, Sanchos juiciosos..!. He dado tantas vueltas a esta entrada y he hecho tantos recortes, que me da para la siguiente primavera.

… ¡mujeres!