Inmersión en UK con niños (II): Actividades diarias

Inmersión en UK con niños (II): Actividades diarias

En el artículo anterior, junto a María y Alicia (madre e hija) dimos los primeros pasos de una inmersión en el Reino Unido.

Ellas contrataron una estancia de 26 días en Brighton, en el Bed and Breakfast de una familia con niños, pensando que la integración sería completa, pero poco a poco fueron encontrándose con ciertas diferencias culturales.

#1 Diferencias culturales

Nos lo cuenta María:

M: Hubo unos días, cuando les dieron las vacaciones a los niños, que se fueron a visitar a los abuelos. El abuelo cumplía setenta años y ellos estuvieron como cinco o seis días fuera.  Desafortunadamente ésto coincidió con el cumpleaños de Alicia, con lo cual Alicia se vio con que el día de su cumpleaños no tenía niños para celebrar el cumpleaños.

Se pasó el día realmente muy triste y lo pasó mal, pero bueno, Alicia emocionalmente tira pa’ lante . “Pero ¿cómo puede ser que se vayan, si es mi cumpleaños?”, me decía.

Ella ahora mismo no tiene rencor, pero afecto tampoco. Ella no entendía que no eran amigos y, aun así, es muy duro para una niña que llegas y lo primero que ve es que están comiendo y no nos dicen si queremos comer. Lo segundo, “¿Por qué se van si es mi cumpleaños? ¡Es que no lo entiendo!”, decía.

Y casi se excusaban, los pobres. En el fondo se dieron cuenta de que era doloroso para Alicia. “Pero a su abuelo le pueden ver muchos días. Por una vez que estoy yo aquí, no sé por qué se tienen que ir”, decía.

 

#2 Campamentos de verano

La estancia de María y Alicia en aquella casa de Brighton podría dividirse en los días en que Alicia tenía campamento (que fueron como 9 días) y los que no. Antes de que Alicia se despertara María hacía sus deberes y estudiaba.

M. G.: eso del campamento es una actividad que buscasteis cuando estabais aquí?

M: Desde aquí yo ya llevaba contratados 5 días (una semana entera). Fueron 3 días en una escuela de arte y luego otros 2 días en un campamento, el Barracuda, en donde hacía juegos e iba a la piscina.

El campamento no estaba al lado de la casa, me suponía 3/4 de hora andando. Como eso era muchos para Alicia decimos coger el autobús. Todos los días tenía una aventura para ir a llevarla y recogerla, además de la hora extra de campamento. Me di cuenta que los dos días que Alicia fue a las Barracudas acababa muy cansada.

De esa experiencia Alicia recuerda, frunciendo un poquito el ceño, que llovió el día de los cars. Todos los niños hacían cola para montar, pero a ella no le tocó porque comenzó a llover…

M: Mi idea era en principio que, del campamento que más le gustase, pudiera  repetir días puesto que se podían contratar días sueltos.

En el primer campamento, el de pintar, lo pasó bien. Lo que pasa es que era un sitio pequeñito y estaba toda la mañana sentada. Yo creo que le gustó, pero yo veía que se le hacía muy duro estar sentada desde las 9 hasta las 3 de la tarde en la misma habitación. Hizo unas producciones preciosas con acuarelas, nos trajimos dos.

foto de Alicia con dibujo inmersión en clase de pintura

El otro campamento estaba un poquito lejos. Era de 9 a 16:30 y era muy cañero.

Yo también lo que buscaba era que no hubiera gente que hablara español.

Entonces, en el primer campamento solo el profesor hablaba un poco de español y alguna niña, pero ahí Alicia no tenía mucha opción a hablar. Más bien ahí estaban muy calladitos. En el segundo, el Barracuda, ahí sí que jugaba y hablaba mucho con los niños. Era era más caro y estaba preparado como un campamento internacional. Allí va todo el que quiere.

El barracuda es un colegio de los de allí, con instalaciones lo suficientemente amplias como para organizar actividades al aire libre o de ocio: juegos, piscina, con lo cual aprovechaban la piscina calentita. Estaba más enfocado a actividades físicas, también alguna de manualidades y tenían muchas actividades. Nos mandaban un resumen diario de las actividades que habían hecho, pero muchas cosas (te digo la verdad) yo no entendía lo que eran. El argot infantil no lo domino, así que no sabía exactamente lo que había hecho. Había muchos niños y también había españoles. Alicia no hablaba mucho español, solo con los profesores, pese a advertirles de que yo no quería que hablaran con ella en español.

Al final, la mujer de la casa donde vivíamos (Emma, la mamá de los niños) me dijo que en el colegio donde iban sus niños organizan campamentos de verano. El mismo tipo de los que se organizan en Madrid en las vacaciones para los niños. Aquí también el ayuntamiento organiza actividades que les llamamos “campamento”, que los niños hacen el mismo horario que en el cole. Lo que pasa es que en vez de estar dando clases están haciendo juegos manualidades, es más lúdico, como actividades extracurriculares.

A Alicia le gustaba ir a Junior Town, así se llamaba. Era cómodo, estaba cerca y abrían de 8:30 a 15:30. Eso me permitía tener tiempo para mi y estudiar.

Allí Alicia conoció a Marina (otra niña que hablaba español) con quien lo pasaba bien. Se hicieron muy amigas. Le da cierta pena pensar que es difícil quedar aquí con ella. Marina vive en Tres Cantos (Madrid) y eso está lejos de nosotras aunque vivamos en Madrid. Para los niños es más complicado aceptar las despedidas:

A: cuando nos fuimos no me gustó, porque se terminaron las vacaciones y nos tuvimos que despedir.

M: Mientras Alicia estaba en el campamento, yo me quedaba estudiando porque tenía clases con Simon…

 

#3 Tutores de inglés

M. G.: ¿Quién es Simon?

G: Es un profesor particular, un English Tutor que vivía en la casa de al lado. Me enteré porque el dueño de la casa, donde estábamos alojadas, me lo comentó. Me dijo que, si quería, me ponía en contacto con él.

Mientras tanto, estuve buscando academias donde hubiéramos podido estudiar las dos, que ésa fue mi primera intención. Y la encontré: me pareció que tenía buena pinta y que eran bastante profesionales.  Seguramente estaba fenomenal, pero no llegamos a ir porque era archi-cara. Estamos hablando de que 1 semana para Alicia podía costar 450 libras para aprender inglés, en su nivel, con la mañana lectiva y la tarde lúdica.

En cualquier caso, aunque eligiera llevarla sólo a la parte lúdica, las 250 libras a la semana no me las quitaba nadie. Era muy caro.  El precio que me dio Simon de las clases eran 15 libras la hora, que es muy barato.

Con Simon estuve hablando bastante, cruzamos bastantes correos antes de irme, mientras que con los de la casa no hablé tanto. El dueño de la casa me dijo que prefería no estar en medio de lo que acordáramos. Quería separar una cosa y otra. Aquella reacción de “no quiero saber nada de lo que habléis entre Vosotros” me pareció muy cortante, muy fría. Y Simon sí que me escribió y además me mandó su currriculum, de cómo funcionaba, con lo cual no me estaba “vendiendo la moto”.

Simon, la forma que tiene de trabajar es que aloja gente en su casa y la gente va a allí a estudiar. Es un tutor que da clases en casa y, por supuesto, intentó decirme que le parecía un acierto si yo elegía sus clases (también se “vendía” él). En verano Brighton se llena de gente, las escuelas están a tope y algunos profesores no siempre tienen la experiencia necesaria.

Simon nos trataba a cuerpo de rey, se portaron fenomenal. Se preocupó de cómo podía llegar yo a Brighton con la niña (si en tren, ..) en autobús es la forma más barata para llegar, me dijo. Fue a esperarme en Brighton a la llegada del autobús y nos llevó hasta la casa, que estaba al lado de donde nos alojábamos.

Para mí lo mejor de Brighton ha sido este profesor y lo he disfrutado muchísimo. El estar con él y hablar con él ha sido lo mejor. Simon se centró mucho en las clases.  Es un profesional y ya está. Ha sido profesor del British Council y luego ha sido profesor corrector de los exámenes de Cambridge en Brighton, con lo cual tenía todo el material para clases. Sabe 4 o 5 idiomas: ruso, alemán, francés, español e italiano.

El día que Alicia venía conmigo el todo el tiempo se ocupaba de que ella tuviera un entretenimiento. Incluso algunos días, Diane (su mujer) que había sido maestra jugaba con Alicia. Esos días Alicia pegaba un “avanzón”, aprendía un montón

foto de una niña con dibujo realizado en un campamento de verano

M.G.: ¿Además era maestra de niños de primaria? O sea, que estaban jubilados.

M: Ella está jubilada, pero él todavía no se ha jubilado, sigue cotizando porque se puede hacer eso. Llegamos un lunes y el martes empezamos con las clases con Simon y a partir de ahí tuve clases todos los días hasta que me vine.

M.G.: ¿Tú le dijiste que tenías un objetivo en cuanto al aprendizaje?

M: Yo le dije que quería preparar el C1 y mejorar mi pronunciación. Y en eso se centró.

M.G.: o sea que los libros que usabais se centraban en el C1…

M: Cogimos un examen del C1 y estuvimos  trabajando sobre eso, sobre el examen del C1. Un examen, pero dándoles las vueltas de dónde se pone el énfasis, por qué, qué es lo que se busca, qué es lo que busca el tribunal,  qué es lo que se pretende.

M.G.: ¿Y de cuántas horas estamos hablando, más o menos?

M:  Hice lo que pude, porque él cuando más gente tiene es en verano y a la gente que se aloja en su casa él le da clase por la mañana. Y a mí, como no estaba alojada en su casa, el tiempo que me podía dedicar era por la tarde. Entonces iba de 3 a 5. Tan solo una semana, cuando el no tenía a nadie alojado en su casa, pude ir por la mañana. También fui algún fin de semana.

 M.G.: ¿Cuántos días en total de los 26 días que estuviste? ¿ lo pagaste todo al final?

M:  Todos los días, excepto 3 o 4 como mucho. Lo pagaba cada día. Yo desde aquí ya llevaba el plan hecho, más o menos, y luego allí fuimos adaptándonos. Él ya me dijo que tenía alumnos y que sus alumnos de casa eran por la mañana.

Considerando todos estos aspectos, me da por pensar que entonces compensa mucho más tener un tutor que asistir a una academia y María tiene una clara opinión al respecto:

M:  Depende de lo que te cobre el tutor, porque no creo que todos lo hagan de la misma forma y por el mismo precio. Además, que no creo que sean tan buenos.

A ver, Simon es bueno, depende de para quién. A todo el mundo seguro que no le vale. A mí me vale porque su método es el antiguo, el clásico, el de lápiz y papel. No utiliza medios audiovisuales, ni nada.Por supuesto, tiene un portátil y utiliza el correo electrónico. No está desfasado ni mucho menos. Es solamente que su método de dar clase es lápiz y papel. Sí que utiliza cintas de cassette de las de antes (porque las tiene) y él no se ha actualizado porque dice que su sistema lo tiene tan mecanizado y que a él le funciona, que para nada intentaría cambiarlo.

Hay gente que eso no le gusta, ya busca algo más moderno. Lo que sí sé es que tiene muchos alumnos que van desde Japón hasta allí todos los años. La última alumna que tuvo fue una niña de 16 años, bailarina de ballet. Esta chica estudia ballet profesional y teatro y desde luego que el idioma inglés, por supuesto, lo tiene que tiene que aprender.

Digamos que Simon es una persona muy honesta, con la que yo he disfrutado muchísimo mi estancia allí. 

M.G.: Y Alicia ¿tuvo clases particulares?

M: No, ella estuvo en los campamentos porque yo prefería que, si tenía que aprender inglés, lo aprendiera jugando con niños. Entonces puse más énfasis en eso. Las primeras semanas ella se venía conmigo a las clases con Simon. La mujer de Simon le dio un montón de libros para niños, una muñeca, unas bolitas…

 

#4 ¿Repetirías la experiencia de inmersión lingüística y cultural en Reino Unido?

El año que viene, para sus próximas vacaciones, a María le gustaría repetir la experiencia, pero algunas cosas las planteará de forma distinta para poder disfrutar de unos días también con el padre de la niña, que esta vez no pudo acompañarlas. De eso hablamos en los siguientes minutos:

M: De hecho, volveremos seguro a Inglaterra o a Escocia, que ésa es otra opción que barajo. No descarto estar allí en el Festival de Edimburgo con Ángel y visitar las Highlands durante 15 días y quedarme allí con Alicia hasta que empiece el curso.

Me apetece muchísimo Edimburgo. “Me apetece” entre comillas, porque por un lado me gusta a la ciudad, pero no el clima. El que esté todo el verano lloviendo, no me hace mucha gracia. En cambio en Brighton tienes sol, aunque en el norte te puedes plantear otras actividades.

Ahora, a la hora de buscar casas con niños ya sé cómo hacer la búsqueda. Lo haría dentro de esas plataformas concretas: Homestay y AirBnB. Podría ponerme de acuerdo con otras personas para alquilar durante dos meses compartiendo gastos.

El sitio donde vivimos estaría bien. A este señor no le importaría alquilarlo todo ese tiempo, siempre que haya alguien que se responsabilice. Así él no tiene que ocuparse de nada durante dos meses. Si alquilas por días o por semanas a él le supone limpiar, cambiar sábanas, etc.

M.G.: ¿Qué cosas repetirías de Inglaterra?

A: La casa

M.G.: ¿Por qué la casa?

A: Porque tenía niños y eso me gusta más que las actividades, pero mi madre quiere con el profesor. Pero yo no quiero con el profesor.

A María le gusta más la idea de alojarse en casa de Simon, su tutor, porque según lo que nos cuenta, lo ha vivido con gran satisfacción. El aprovechamiento del tiempo y de los recursos han sido óptimos. Y a lo largo de toda la conversación, también detecto en ella una notoria admiración por el Reino Unido, por su manera de hacer las cosas.

M.G.: ¿Repetirías las clases con Simon? ¿Qué cambiarías?

Cambiaría la familia: me gustaría una familia más extrovertida, pero eso en los ingleses es muy difícil.

#5 Visita al Open Market de Brighton

También es cierto  que la última semana, conocí a una chica profesora que tiene dos niños. Creo que es por ahí por donde tengo que tirar, porque enseguida hubo feeling. Nos conocimos en un taller que estaba haciendo en el open market, al lado de la casa donde estábamos.

Al open market de Brighton le han dado un giro. Ahora todo lo que se vende allí es de productores que viene directamente del campo, sin intermediarios. Se hacen muchas actividades, sobre todo actividades relacionadas con los niños y eso le da mucha “vidilla”. El open market nos pillaba de camino y, si lo que había allí nos gustaba, nos quedábamos toda la mañana.

M.G.: ¿Es un mercado de qué tipo? ¿Como un mercadillo?

M:  Un mercado de frutas, verduras, pescado, productos frescos y también panadería. Más que un mercadillo de los que ponen aquí en la calle, se parece a las galerías de mercado que tenemos en España: un sitio techado, que, si el día está malo, te permite ir igualmente. Incluso tiene cafetería, tienes wifi y puedes leer el periódico. Allí alternan la posibilidad de comprar el pan y tomarte un café,  como en el famoso mercado Covent Garden, en Londres, que es más turístico. Un día hicimos yoga, otro día Alicia hizo un taller de disfraces y otro de manualidades y pintura. Hizo muchas cosas…

Este tipo de mercado abierto es una idea muy buena. Puedes hacerte autónomo y promocionarte como tutor de español, tutor de yoga o de lo que tu sepas hacer (en la tienda tienes mi guía Elenuka de cómo hacerte tutor self-employed en Reino Unido). Creo que esto no es tan sencillo en España entre otras cosas porque no es tan sencillo hacerse autónomo y pagar únicamente por lo que haces sin necesidad de tener cuotas fijas (en este otro artículo te cuento qué debes pagar como self-employed).

Para María es agradable haber tenido esta charla. Le ha vuelto a conectar con todos esos pequeños detalles de las vacaciones, que de otra forma le hubiera sido difícil recordar.

Nos quedan aún muchos temas interesantes sobre los que hablar con María. Esta madre decidida, que apuesta fuerte por el futuro de su hija, lo demuestra con este claro compromiso de inmersión en sus días de vacaciones. Vemos que está dispuesta a embarcarse con valentía, con todo lo que ello conlleva…

 

 

 

El año antes de ir a la Universidad: Gap year, UCAS y decisiones – Entrevista a Daniel Coleman

El año antes de ir a la Universidad: Gap year, UCAS y decisiones – Entrevista a Daniel Coleman

En los dos últimos artículos te he presentado la entrevista que le hice el joven Daniel Coleman, quien completó su formación secundaria en Gales y que ahora se prepara para ir a la University of Central Lancashire, en Preston. Daniel nos aportó muchísima información sobre el Sistema educativo británico de los 15 a los 18 años: GCSE y A-Levels: 1ª parte  y que nos siguió ampliando en GCSE y A-Levels 2ª parte. En el artículo de hoy vamos a hablar sobre el ingreso a la universidad y también sobre el gap year, que no es otra cosa que un año libre, sabático o para pensar, una oportunidad única de ampliar horizontes profesionales y personales.

MG: Por cierto ¿qué vas a estudiar, Daniel?

DC: Francés y Japonés. Una carrera normalmente que dura 3 años.

MG:   me llama la atención que prefieras esos idiomas porque en realidad si vas a hacer Francés y Japonés, el Español no necesitas acreditarlo ni nada.

DC: Lo he estado pensando mucho. Mi sueño es ser intérprete o hacer algo con traducción.
Francés está bien pero sólo para hablarlo y disfrutarlo. Pero ya que sé Español, podría utilizarlo para traducciones, para aprender los métodos de traducción e interpretación en la carrera.

Sí, de verdad, porque a mí me gustaría interpretar y traducir del español al inglés o viceversa. Ahora, si no hago español primero, no soy capaz de traducir del inglés al español o viceversa. Si me vas a dar un documento sobre legislación, yo no sería capaz de traducir cosas legales, o documentos, por ejemplo.

Yo quiero tener esa capacidad, lo he intentado con mi madre y es muy difícil. Mi madre es intérprete, ella ha estudiado la carrera de traducción, ha sido entrenada para eso y entonces ella sí que puede trabajar como traductora o intérprete. Si vas a traducir un libro por mucho que sepas del idioma, no: tienes que hacer una carrera de traducción e interpretación. Si no, no eres capaz.

En Reino Unido existe lo que se llama UCAS (Universities & Colleges Admissions Service) que es un servicio para solicitar una plaza en la universidad. El UCAS es una manera centralizada de organizar las solicitudes de acceso y tiene varios aspectos sobre los que le he preguntado a Daniel:

DC: Exacto, son los intermediarios. Ellos son los que te dicen que “Oxford te ha aceptado”.  Tú envías tu UCAS, tu Personal Statement a ellos y ellos lo envían a las universidades y luego las universidades les devuelven a ellos la información y ellos a nosotros. 

MG: ¿Cuándo se hace el UCAS? Se hace a primeros de año, ¿no?

DC: Te dicen de tener la idea cuando acabes Year 12 y luego, en septiembre del Year 13, tienes que comenzar a escribir el Personal Statement, a rellenar tus datos y lo bueno es que la escuela te ayuda porque lo haces todo en el instituto. Hay una hora, en tutoría, que en esa hora todo el mundo hace UCAS en Year 13 y ya está.

MG:  O sea, cuando tú haces la solicitud, lo del Personal Statement, además de la solicitud con tus datos personales y toda la documentación básica, ¿Qué tienes que hacer?

DC:  Tienes que escribir cosas de porqué quieres hacer la carrera. Yo por ejemplo lo solicité, como decimos en inglés, Deferred entry y ahora tengo que presentar el Finance, es decir, preocuparme sobre cómo pagarles en cuanto a alojamiento.

Deferred significa que en vez de empezar en 2016 (el año pasado) en mi caso, yo dije que no, que empezaría un año después porque quería el gap year, quería el año sabático. Quería ir a Francia, quería viajar, quería trabajar, quería tener un poco más de experiencia porque es muy típico aquí en España que acabas al instituto, luego vas a la universidad, luego buscas trabajo.

Yo no quiero eso. Yo quiero como dije viajar, quiero ver cómo es el mundo, quiero ver las cosas buenas y malas que hay en el mundo, quiero conocer a diferentes personas y eso es lo bueno, que en Gran Bretaña te dan la opción de tomar el gap year y mucha gente lo toma.

maleta-gap-year

El gap year es algo muy especial que se hace en Reino Unido y también en EEUU y que lo vemos mucho en las películas pero aquí en España existe una mentalidad de que es “perder el tiempo” (aunque yo estoy en desacuerdo).
Mientras converso con Daniel, se me plantean un montón de interrogantes: ¿Cualquiera puede tomar un gap year? ¿Es factible hacerlo para un joven, en términos económicos? ¿Es realmente tiempo perdido?

MG:  Que además allí está bien visto, no se considera que es un año perdido.

DC: Es que es eso: está bien visto y eso es lo bueno. Yo leí estudios que señalan que gente que toma un gap year saca mejor nota en la carrera que una persona que haya comenzado directamente. Da igual la carrera, porque el gap year lo que te permite es darte cuenta de si realmente quieres ir a la universidad o no. Y si de verdad quieres ir a la universidad, es lo que te motiva para trabajar muy bien, es lo que te inspira a trabajar bien en la universidad e ir hacia el objetivo que quieras.

MG:  Normalmente el gap year ¿Te lo subvencionas tú? Entiendo que en cada caso será diferente en cuanto a dinero…

DC: Yo ya venía preparado. Yo tuve un trabajo y tenía dinero ahorrado, porque ya había trabajado en dos restaurantes.

Eso es lo que mucha gente hace antes de un gap year: trabajar, guardar dinero y luego utilizarlo para viajar. A menos que encuentres trabajo durante el gap year, como yo, que estoy trabajando como au-pair y en una escuela en la que también me pagan.

Luego, los fines de semana yo me voy a un sitio diferente. Vivo en Bretaña, en Francia de momento, y he viajado a Mont St. Michel y a otra ciudad que se llama San Malo y todo eso en un fin de semana. Y en otro fin de semana puede que haga otra cosa porque tengo dinero, aunque busco la manera de viajar más barata, por ejemplo, por BlaBlaCar. Si vas con 5 personas puedes alquilar un coche porque sólo pagarían 10€ o 20€ por persona y puedes alquilar un coche para un fin de semana, que está muy bien.

MG:  ¿Tú tienes que explicar al UCAS cómo vas a financiarte?

DC: Sí, la parte del dinero.  En mi caso, es al Gobierno de Gales, porque son ellos los que quitan las 6.000 libras sobre 9.000 de cada año. Tendrán mis datos, pero tengo que demostrar que soy galés y tengo que explicarles la situación de mis padres, cuánto dinero ganan ellos y todo eso.

Lo del dinero de la carrera o del curso lo pagas una vez que tienes trabajo. Ahora, por ejemplo, si en el trabajo me pagan 21.000 libras al año, tengo que devolverle ese dinero a la universidad. Si ganas menos de 21.000 libras no hace falta devolver el dinero.

MG: Ellos te lo van a reclamar cuando pase un tiempo. Digamos que te irían reclamando y no se sabe cuánto tiempo, una vez que termines la universidad.

DC:   Ellos tienen tus datos, tienes que decirles dónde trabajas, tienes que darles tu tarjeta de crédito o algo así. Si a los 40 años sigues ganando menos de 21.000 libras (que sería aquí en España bastante normal) ¡No les pagas!

MG:   Yo he leído muchas cosas de la gente que se endeuda para ir a la universidad y luego se mete en bastantes problemas.

DC: Hay gente que no tiene las 9.000 libras o que quizás los padres no tengan un buen trabajo para ayudarles, para apoyarles. Entonces hay becas o hay sistemas.  Incluso hay estudiantes que tienen 3 trabajos diferentes para poder pagar el alojamiento porque es muy caro.

Hay gente que no hace UCAS porque no sabe qué hacer. Entonces se toman un año, lo piensan, puede que vayan a la universidad, saben lo que quieren o puede que no. Es lo bueno del gap year: tienes tiempo para pensar también.

Yo estoy agradecido de este cambio, porque ahora lo estoy pensando bien todo. He tenido el tiempo.

También lo bueno de la carrera es que puedes cambiar de idioma, si te apetece. Al principio pienso en hacer Francés y Japonés, sí es verdad, pero ahora también estoy pensando que es mejor Español y Japonés, o en vez de Francés y Japonés, Francés y Árabe, Francés y Chino, si me apetece. O puedo hacer sólo Japonés, o Alemán, si quiero empezar desde cero a hacer otra cosa completamente diferente. Es así.

Es mucho pensar, mucho decidir, es una responsabilidad, porque es una decisión al fin y al cabo y ten en cuenta que hay que pagar mucho dinero. Si no decides la carrera que tú quieres, puede que estés estudiando algo que no te guste durante 4 años o 6 años.

Una amiga estuvo en la universidad de Birmingham y estaba estudiando Biomedicine (Biomedicina) y eso es muy difícil. Y al final decidió que era demasiado difícil y muy duro. Ahora tiene que pagar a la universidad unas 5.000 libras por los 3 meses que ha estado allí (incluido el alojamiento). Ahora tiene que devolver el dinero de la carrera también, porque lo ha dejado. El resto del año se está tomando  un gap year. Ella es galesa y está trabajando en Gales, creo, en una tienda.

Ahora quiere hacer Geografía en otra universidad, porque no sólo es la carrera: es el lugar. Ella me dijo que Birmingham era un sitio muy chungo y es verdad, yo he estado allí. Ella al principio dijo “Ah, Birmingham, ¡qué guay!” y luego se dio cuenta de que no.

Por eso hay que tener mucho cuidado porque todo el mundo en Gran Bretaña se va a otra ciudad. Da igual si eres de Londres o de Newcastle, se quieren ir a otro sitio y quieren ser independientes ya. Pero hay que conocer bien la ciudad también, por eso hay que ir a los días de puertas abiertas, cuando las hay. Ir ahí y aprovechar.

MG:   Claro, con la excusa de ir a ver la universidad ves qué ambiente hay, si te gusta la ciudad. A lo mejor tienes tiempo de conocer a otra gente.

DG: y son perspectivas diferentes, opiniones diferentes. Puede que yo diga eso de Birmingham, pero hay gente a la que le encanta y puede que sea verdad.

gap-year-calendario

Ahora quiero que Daniel me cuente alguna cosita interesante para gente de su edad que quiera ir a Inglaterra a la universidad, teniendo en cuenta que la cultura es diferente, la comida y el estilo de vida.

DC: Aunque tenga nacionalidad británica, yo soy español también. Me considero español y estoy orgulloso de ello porque preferiría vivir en España. Primero, por el tiempo (sol y todo eso), comida (todo es bastante económico) y yo veo que cuando haces amigos la gente española es más maja que la británica.

Los británicos sí son muy majos cuando no les conoces, cuando te ayudan o dicen “sorry” cada dos por tres y eso está bien. Pero para hacer amigos en UK es más difícil que aquí en España, desde luego. 

Es lo que he notado, porque ahí aunque tengas nacionalidad británica, por desgracia, racismo hay un poco. Yo lo he vivido y es que es así: por mucho que diga que tengo nacionalidad británica, ellos me ven como un español, como un “mediterráneo” como ellos dicen.

Eso es lo malo. Pero claro, yo he estado en un pueblo y está claro qué es lo que va a pasar. Si vas a vivir a Cardiff o a Londres, eso no te va pasar, la verdad. Pero lo he experienciado y, desde mi punto de vista, siendo británico, pienso que en Gran Bretaña son muy egocéntricos porque piensan que están en el centro del Universo.

Yo no voy a decir todas las cosas buenas, voy a decir también las cosas malas.

Obviamente en España, claro, mucha gente aprende inglés, mucha gente aprende otro idioma (alemán, chino, lo que sea) y en Francia, en muchos países europeos. Tú conoces a un alemán y ellos te hablan inglés seguro, porque tienen un buen nivel de inglés. Luego, países como Noruega, Finlandia, ellos hablan inglés sin problemas.

¿Por qué crees que aprender idiomas no vale la pena en Gran Bretaña?  porque los británicos piensan que todo el mundo habla inglés y eso es mentira. He leído estadísticas de que en el mundo solo hay menos del 50% que habla inglés, y da igual por donde vayas, no todo el mundo habla inglés. Eso es un problema para las escuelas y universidades porque ahora tienen menos gente con idiomas, menos estudiantes, menos alumnos.

Es la ideología, y los americanos lo mismo: piensan que inglés puede hablarlo todo el mundo, pero no es así.   Y ahora, en todas las empresas británicas hay una demanda muy grande de traductores e intérpretes y no me extraña, porque no hay mucha gente que aprenda idiomas.

Mi profesora de Francés me ha dicho que este año no, el siguiente, ya no va a haber Francés. Han calculado y han estimado que puede que no haya alumnos que decidan hacer Francés y puede que lo quiten.

Ése es el problema con Gran Bretaña, que no quieren, no hay una motivación. Haces idiomas ¿y qué? para ellos no es importante y eso para mí es una faena. Es muy interesante aprender idiomas

Y mi problema también es la comida. (risas) porque está buena pero no hay mucha variedad, la verdad. Da igual donde vayas, la comida no es tan increíble. Sí está bien decir “¡Oooh, roast beef!” o fish and chips si te gusta, pero te vas a dar cuenta que hay demasiado de eso durante la semana y eso era lo malo de la comida.

Y el tiempo (el clima) es muy deprimente, porque nunca he estado tan encerrado en casa en mi vida hasta que he vivido allí. Y la gente cuando queda, sobre todo en un pueblo, solo puedes quedar en casa o nada, porque ten en cuenta que el transporte público es muy caro allí.  Nadie usa el transporte público, la gente comparte un coche.

Yo me acuerdo que tuve que pagar como 6 libras una vez para ir a Cardiff y es demasiado. Eso es la ida. Y luego, a la vuelta, otras 6 y hay un bono de 15 libras a la semana o 75 al mes o algo así. Es muy caro y en Londres es aún más: la vida es muy cara allí.

MG:  Y luego las relaciones sociales, eso de salir dices que es más complicado por el tema del clima…

DC: Sí, es más difícil y yo he notado que allí o tienes muy buenos amigos o no. Aquí en España puedes variar, eso sí, pero allí no. Tener buenos amigos quiere decir que son muy pocos, una vez que tienes. Tienen sus cosas buenas también, por ejemplo, la música, que (risas) ahí escuchas mucho a Queen y a grupos muy famosos británicos y americanos que aquí no escucharías. Y ahí no hay reggaetón, porque a mí no me gusta el reggaetón y ahí no conocen el reggaetón.

MG:  En la escuela yo sí que he notado que el tema de las Artes o el Teatro se le da más importancia que aquí, en general. A la Música y todo lo que está relacionado con las Artes, sobre todo Música. Visuales o plásticas no lo sé ( me refiero a la importancia que se le puede dar el que alguien tenga talento para pintar o dibujar)

DC: Si quieres hacer Arte en Bachillerato tienes que ser bueno. Aunque saques buena nota tienes que saber. Yo tenía una amiga que hacía unos dibujos increíbles, y de verdad tenías que ser muy bueno. Si no, no puedes. Y lo mismo con Teatro: tienes que ser muy bueno.

MG: ¡Pero se le da importancia! Aquí, en Bachillerato si alguien quiere ser actor, le dicen “Bué, ¡madre mía, te vas a morir de hambre!”

DC: Bueno, también pensamos lo mismo allí. Un poco, pero no tanto como aquí. Ahí sí que hay más oportunidades, sobre todo si vas a la universidad y si estudias Teatro, también. Porque eso es lo bueno de una licenciatura en Gran Bretaña, que puedes conseguir trabajo con cualquier grado. Si tienes un grado de Teatro vas a conseguir trabajo, aunque no esté relacionado con lo que has estudiado y puedes ganar muy buen dinero.

Teniendo una titulación vas a acabar seguro en una empresa que te pagan bien, depende de la actitud que tengas, seguro. Obtener un grado demuestra allí que eres trabajador, que tienes experiencia en la vida (supuestamente) y que, al tener esa cualificación, tienes el derecho de ganar dinero empezando con 21.000 y acabando con 40 o 50.000 al año.

Podría seguir hablando durante horas con Daniel… Es un placer haber contado con su experiencia para esta serie de entrevistas, en las que nos ha brindado información realmente valiosa y enriquecedora.

¡Agradezco muchísimo tu participación, Daniel y espero que una vez finalizado el gap year, la elección de tu camino profesional sea satisfactoria y llena de logros!

Summer break in Spain and return ticket to London

Summer break in Spain and return ticket to London

Esta foto-postal de portada puede ser muy inglesa, subtítulo “Lloret de Mar, Summer 2014”. Leo que Lloret es el tercer destino turístico de Cataluña que más recauda y que la Costa Brava es el lugar elejido por muchos escritores angloparlantes.

Para empezar, no sé si es la mejor manera de decir que he estado allí. Pero mira por donde que he tenido que vivir en Londres para visitar por primera vez la Costa Brava. Yo soy de tierra adentro, Castilla La Mancha, y eso marca. Durante muchos años, huyendo del calor soporífero de 36º-40º, acostumbraba a ir a refrescarme al norte. Destinos como Gijón o el mismo Londres eran mis preferidos. Ahora, el viaje es al contrario, y siempre con return ticket to London.

Mis no-vacaciones como nanny han sido entre Madrid, el tour de Placebo con el niño y mi pueblo en Toledo.

Cuando vuelvo a Madrid en mis dos días libres procuro celebrar mi vuelta quedando con mis amigos. Ahora en verano casi todo el mundo ha volado, pero todavía a finales de julio quedan mis mejores amigas. Charletas, novedades y muchos besos. Por la noche, vinito para celebrarlo y un poquito de jamón y mejillones. ¡qué corto se me hace el encuentro!

El piso lo he podido volver a alquilar de nuevo. Aproveché antes para liquidar con los inquilinos, que después de un año, se marchaban a Galicia porque no encuentran trabajo.

 

ceramica-cocina

Con la visita a lo que era la casa familiar en mi pueblo, esta vez me he asustado. Es como si un poco de mi se hubiera muerto. Me encuentro mis cosas repartidas por todos sitios. Ah! mira qué bien, han usado mis sillones de la terraza para este saloncito. Ah! Y aquí están los platos de cerámica y los jarrones. Mis objetos se han repartido como se hace con las cosas de los que pasan a a otra vida.

 

portillo-melones-de-la-huerta

 

Veo a las vecinas de mi infancia en la plaza, a conocidos en el paseo por el campo y tengo sentimientos encontrados. Extrañeza y, a la vez, algo famliar que permance, como si fuese una constante que da seguridad, pero no da alegría. Me hago mayor. Lo sé porque lo veo reflejado en sus caras y yo también en las suyas. Por lo demás, todo sigue igual. La única novedad es que la nueva vecina está embarzada y pronto dará a luz.

Me siento al fresco del patio en la oscuridad con mis hermanos, sin niños por ahí. No tengo mucho que decir. Sé que cualquier queja se convertirá en un “vente para acá”, “puedes trabajar”, “todavía estás en la lista de interinos”. Me entra un sentimiento profundo de soledad y congoja porque no puedo hablar de que me vaya especialmente bien, sino de lo mucho que estoy trabajando, como la mayoría de los que emigramos. Pero no quiero volver a España.

– ¿Sabes algo de tu marido?, me pregunta mi cuñado.

Y esto también me hace ver que tengo un pasado sin resolver.

– Sí, sé que ha vuelto a Londres. Dio señales de vida un poco antes de venirme.

Se cortó la conversación. Hablamos de la lluvia de estrellas que habría el día siguiente. Y nos fuimos a dormir.

 

De vuelta

Ya de vuelta al City Airport noto el fresquito saludable de Londres que me da la bienvenida. Me espera un nuevo curso, aunque todavía estoy esperando el poder tener una semana de vacaciones a finales de agosto.

Al día siguiente llamo a Max.

I’ve just came back from Spain

I’ve been missing you, me dice

Max no tenía saldo. Lo sospecho porque me hubiese devuelto la llamada, como suele hacer. Le conté lo que ha sido mi estancia en Madrid. Max es un tío de los que escucha y me hace las preguntas con seguimiento. ¿Qué tal tu piso de Madrid, lo pudiste alquilar?. Me refiero a eso. Para a continuación intentar quedar para vernos.

– I still have the itching

– Uff! Fortunately, I don’t have it anymore. Le digo

– I’m fasting because I can’t sleep at night. This itching is so annoying

– Max, today is my day off. Can we meet up today?

– I’d preffer to see you some other time. I don’t feel confortable

– Ok. some other time

– I love you!

– Bye, bye

He oído bien ¿qué?. Es la primera vez que me dice I love you. Y no he sabido cómo despedirme, si con un me too o qué. No me ha gustado que no quiera quedar conmigo. Creo que tiene algún problema económico. Pero, además ¿cómo se puede estar tan neurótico como para cada vez que le pasa algo se maltrate haciendo ayuno?. Los bichitos en verano hacen picaduras. Eso es todo. Sé que Max es buena gente, pero no me gusta quedar a tomar agua caliente en los bares. Eso ha sido alguna de nuestras “diferencias” en otras ocasiones. Así es que mejor, no quedar.

De nuevo al trabajo y a lo que se ha convertido en mi rutina diaria. Me gusta volver al apartamento. Todo está en orden. Estoy cansada a pesar del break. Pienso en la última semana de Agosto que tengo vacaciones de niño. ¿qué hago?. Me quedaré en Londres. Tengo varias citas médicas, y aprovecharé para hacer las últimas reformas del blog. Pero ¿qué tal si me voy a ver a mi amiga en Coventry?. No he salido de Londres en todo un año salvo para ir a España. Hablaré con ella. Eso puedo ser un plan. ¿Verdad?

Life is too short!

 

Viaje a los Docklands en el DLR

Viaje a los Docklands en el DLR

#1 Bank – Woolwich Arsenal

Los docklands es un área muy grande situada al este y sur este de Londres. Era la zona portuaria (docks es dársena) de lo que fue el mayor puerto del mundo, el puerto de Londres. Los docklands se han convertido en zona residencial y de negocios desde que Thatcher (primera ministra británica 1979-90) promoviera la creación de negocios en 1982. Desde entonces ha ido creciendo.

El viaje lo vamos a hacer en el DRL desde la estación de Bank en dirección a Woolwich Arsenal Station (se pronuncia /wulich/ mas o menos). El viaje en el DLR (Docklands Light Railway) va desde la zona 1, en la city de Londres, a la zona 4, en el distrito de Greenwich. Recorremos 12 estaciones, siendo la penúltima el aeropuerto más pequeño de Londres, el London City Airport.

recorrido-bank-woolwich

 

El precio del viaje

DLR ida (2.70) y DLR vuelta (2.10). El precio depende de si es hora punta o no, como es este caso. Añadimos también unos pequeños gastos de tentenpie (una cocacola + una bolsa de panchitos + una manzana puede salir todo por 1.40), en total el viaje pueden ser unas 6.20 libras.

 

Algo antes de partir

Es un recorrido espectacular por muchos motivos. Este viaje nos lleva desde la modernidad del propio tren sin conductor (el DLR es un tren prácticamente automático) a una de las zonas más industrializadas y depravadas de Londres. Pasamos por las grandes oficinas de negocios en Canary Wharf y ¿cómo no? Nos encontraremos con barcos, que nos recuerdan que aquello de los Docklands no deja de ser sino una zona portuaria.

Para iniciarnos, he preparado una pequeña traducción (a continuación) de lo que nos podemos encontrar. Puedes mirar aquí.

Este viaje comienza en la estación de Bank, la estación más profunda respecto del nivel del suelo a unos 136 metros bajo tierra.

Nos lleva por zonas de gran riqueza histórica como Limehouse, famosa por el antiguo paseo Rope walk y por la Batalla de Cable Street en 1936 . Y por otro lado, también puedes disfrutar de unas vistas impresionantes del aeropuerto London City Airport. Algunos aspectos destacados del viaje:

• “Vamos a estar muy cerca de las bóvedas del Banco de Inglaterra y los 400.000 lingotes enclavados dentro.”

• “Un impresionante ejemplo de ingeniería moderna y funcional: la barrera del Támesis. Es la segunda mayor barrera móvil en el mundo, inventada por Charles Draper “.

• “Para los fanáticos del fútbol, el club de fútbol Arsenal toma su nombre de la Royal Arsenal, Woolwich. Fue fundado aquí en 1886 por los trabajadores de la artillería – los ‘Gunners’ “.

Además puedes descargarte una audio-guía para ir siguiendo el recorrido y, de paso, escuchar inglés. Es una media hora, que es lo que se tarda en hacer el recorrido.

 

Nuestro recorrido

Salimos a las 12:13pm de la estación de Bank en dirección a Woolwich Arsenal Station. El viaje en el DLR va desde la zona 1 a la zona 4 y atravesaremos 12 estaciones.

dlr-limehouse-barcos

El río y los barcos se encuentran a partir de Limehouse, el paisaje es muy bonito con edificios rodeados por agua formando pequeños canales.

En la estación de Westferry se puede ver la zona de Canary Warf, en la que están edificios de los bancos más grandes de Inglaterra. También una torre terminada en punta de lapicero, que se puede ver desde muchos lugares de la ciudad (característico de Canary Warf).

dlr-viaje-lapicero-canarywarf

dlr-viaje-edificios

dlr-viaje-trenes-en-el-aire-canarywarf

dlr-tren-westindia

Desde la estación Poplar se ve el OVNI que se empleó para los juegos olímpicos. Es el área que llaman O2 (como la compañía de teléfonos), pensada para grandes exposiones, ferias de negocios y espectáculos. En esta zona se encuentra un edificio circular blanco con grandes antenas incrustadas, es The Dome.

dlr-viaje-the-dome-o2

The Dome

A partir de East India es donde aparecen edificaciones en construcción y multitud de gruas, el aspecto es un poco sucio.

Hacia la siguiente estación las vías hacen el mismo curso que la curva que hace el río. Aparece una zona de fábricas y zonas de reciclaje de basuras con un montón de camiones.

La estación de Canning Town es posiblemente donde se bajan mas trabajadores y está muy ocupada. Desde aquí se puede hacer transbordo al underground (el metro).

Antes de llegar a la siguiente estación, se ve el telesférico (Thames cable car) que conecta el O2 con el ExCel, ambos edificios son centros de convenciones.

Desde la estación de Pontoon Dock se ven unos módulos plateados en el río, como si fuesen peces. Es la barrera del Támesis (The Thames barrier), construida para prevenir inundaciones, de las que se encuentran muy preocupados desde las inundaciones del 1928.

thames-barrier

The Thames barrier

Llegamos a la estación de London City Airport. Es uno de los aeropuertos de Londres. Es pequeño y, aunque principalemente pasan por él principalmente gente de negocios, la British Airways tiene vuelos regulares desde Madrid-Londres y Londres-Madrid. Lo he usado en varias ocasiones.

A partir de King George V hasta woolwich hay un tunel, por tanto dejamos de ver los exteriores. Pero hay algo interesante, y es que estarás pasando por debajo del río Támesis.

Hemos llegado a Woolwich Arsenal. Son las 12:38 minutos. El viaje por tanto es de aproximadamente media hora.

¡Un viaje espectacular a los Docklands!

*** Las fotos están sacadas desde el tren. Puedes ver efectos raros propios de los reflejos del cristal de las ventanas, desde las que se han hecho las fotos.