Freud Museum London

En el barrio de Finchley, al norte de Londres, se encuentra el Museo de Freud. Finchley es una zona residencial, con casas elegantes y zonas verdes, donde viven muchos judíos. El museo fue la casa donde vivió Freud, padre del psicoanálisis, en su último año de vida 1938-1939. Eligió un lugar precioso como refugio en su huída de los nazis en Viena (donde vivió toda su vida). Es una amplia casa de dos plantas, y una entreplanta con un gran mirador a la calle. En la planta de abajo al fondo se encuentra un bonito jardín, el único sitio donde actualmente puedes aprovechar para hacer fotos.

 

En el patio del museo de Freud

En el patio del museo de Freud

El metro más cercano es Fincheley Road, y aquí tienes cómo llegar

 

La casa-museo de Freud es un lugar para pasar una tarde agradable en un sitio tranquilo. El paseo de 10/15 minutos desde el metro a la casa también merece la pena para ver el barrio.

El museo es un lugar interesante para conocer parte de la historia personal de Freud. Su hija Ana, que también vivió en la casa hasta 1982, lo donó como museo a una asociación. Esta se encarga del mantenimiento y la organización de eventos en el lugar.

En la casa-museo se conservan muchos de los objetos que originariamnte la decoraban, recreando un ambiente tranquilo y familiar. El despacho de Freud, en la planta baja, es lo más interesante. Se conserva el diván que le acompañó desde el inicio de su práctica psicoanalítica, así como miles de objetos de arqueología de los que se rodeaba. Se dice que su consulta era más parecida a la de un arqueólogo que a la de un médico. El ambiente invita a la tranquilidad y posiblemente a hablar de cualquier cosa. De eso se trataba en la cura a través de la palabra y de la asociación libre: “escavar el inconsciente” en su símil de arqueólogo.

Mi visita al museo fue con mi querida amiga psicoanalista, Estrella Garrido, que vino de Madrid a pasar unos días en la pasada Semana Santa. De vuelta al metro, terminamos con un tentenpié en el café del cine Phoenix. Es un lugar que, de paso aprovecho, te recomiendo, así es que …
Antes de coger el metro te puedes pasar por el café de este lugar (un cine independiente). Está a unos pasos de la entrada al metro. Es un sitio muy especial en el que puedes tomar un refresco, una cervecita y una pizza como si estuvieses en el salón de tu casa, mientras charlas y ves una película.

Después de todas las reformas que ha tenido este cine, ya ha celebrado sus 100 años. Algo francamente interesante en estos tiempos.

 

Algunas curiosidades y noticias actuales sobre Sigmund Freud;

 

Me llamo Menchu

Escribo sobre experiencias de trabajo y vida en Reino Unido. La newsletter de From Lost to the Támesis es gratis y en ella comparto mucho más de lo que ves aquí en la web. ¡Únete ahora mismo! ♥ 

You have Successfully Subscribed!

%d bloggers like this: