¡Sorpresa!

Has llegado a una página que, además de leerla, la puedes escuchar

Me encanta por eso mismo y espero que a ti también. Te cuento a continuación algo más para que disfrutes tanto como nosotras haciéndola.

Esta página está compuesta por un primer artículo introductorio (el de Gema) y un montón de audios con voces anónimas (y otras no tanto) que nos han dejado una palabra con motivo del día del libro en 2018. Esta es la Segunda Edición de Audio Palabras que cuentan una historia, que espero perdure todo el año.

Mi querida amiga Gema es la que se ha encargado de hilar las palabras con una introducción que cuentan una historia. Ya se encargó de hacerlo el año pasado y sabe que estará presente forever en cada edición porque para eso fue la impulsora (junto conmigo) de la Primera Edición.

Nos encanta este invento, que seguro ya alguien ha inventado, pero nosotras lo vivimos como si fuera único. Espero que a ti también te guste esta forma colaborativa de celebrar el día de libro.

Te dejo ya con este “regalo de palabras” que nos cuentan una historia con voces propias y que hace que retomemos el hablar y escuchar como forma de recuperar nuestros cuentos.

A U D I O – P A L A B R A S – Edición 2018

(Gema, Mayo 2018)

Nunca pensé que volver a celebrar el día del libro con audio-palabras me hiciera tanta ilusión. A veces me sorprendo de que hechos tan pequeños me puedan llenar tanto, y me alegro de que así sea, pues afortunadamente, todos los tenemos al alcance de la mano. Posiblemente para descubrirlos solamente tengamos que prestarnos un poquito de atención a nosotros mismos y escucharnos sin prisas, pacientemente.

Y de escuchar, precisamente, va el asunto que tenemos entre manos. Comenzamos sin más preámbulos con el amor que nos regala Nieves. Grande, tan grande que puede llegar a ser infinito como nos comenta Charo, es decir, sin fin, tanto, que perdura más allá de la vida. Y es que desde el día en el que nacemos (o quizá antes) ya todos deseamos llegar a ser queridos. Daniela, con solo 8 años, alentada por Ana, su mamá, nos explica con todo detalle que el deseo es el impulso que nos mueve hacia lo que queremos.

La felicidad, ¿quién no quiere alcanzarla? Delfi nos desgrana ejemplos precisos, y mientras Delfi nos habla de ese estado de alegría y de paz escuchamos de fondo su hijita que con apenas un mes, reclama también su protagonismo. ¡Bienvenida a este mundo María!

Pacer plácidamente en las verdes praderas del Serengueti en Kenia, después de recorrer cientos de kilómetros, debe ser la pura felicidad para los ñus, estos mamíferos rumiantes, rápidos y asustadizos que nos describe Raquel animada por su papá, Juan Carlos. Supongo que los ñus sentirán que la vida fluye y que están en el lugar adecuado a la hora precisa como nos recuerda María Jesús al definir fluidez. Los ñus posiblemente no sean muy conscientes de ello, las personas sin embargo no podemos sentir la fluidez salvo que, decidamos vivir de acuerdo a nuestra consciencia, y solo entonces, llegará en el momento preciso, la ayuda especial que necesitemos.

Conscientes de que su ayuda es además de especial muy necesaria, los voluntarios de Proem-AID en la isla de Lebos, llevan rescatados a miles de refugiados que huyen de la guerra de Siria, con la esperanza de que en la otra orilla puedan llevar una vida mejor. Y aferrados a esa esperanza, como nos explica Mariano, a ese estado de ánimo basado en la expectativa de un resultado favorable, desarrollan su día a día en el traicionero mar.

Me pregunto cómo se les puede acusar a estos activistas por un acto de amor tan grande. Estos hombres valientes son un ejemplo claro de xenofilia, es de decir, de amor y simpatía por el extranjero, como nos explica Menchu.

Si cambiáramos la mirada, como nos recomienda Elisabeth, con su precioso acento colombiano, llegaríamos a reaccionar para modificar nuestra propia existencia y la de los demás. Marichu nos reta a recuperar la mirada de cuando éramos niños y lo veíamos todo por primera vez. Solo así podremos volver a descubrir un mundo nuevo y vivir con ilusión. Sole, nos aclara que la ilusión es la energía que alimenta el motor de la vida.

Un mundo nuevo, parece una utopía, como nos explicaba Conchi en la edición del año pasado, en esta nos habla de todo lo contrario, distopía. Desconocía la palabreja, así que gracias Conchi, por ampliar mi vocabulario y mi mundo, “The limits of my language mean the limits of my world “(Wittgenstein).

De niña nos cuenta María José que su mundo estaba lleno de cachivaches, y al evocar ese recuerdo no puede evitar recordar los desayunos de leche con galletas en casa de su abuela. De la misma manera que Gema (no yo, otra) rememora, las comiditas ricas de su madre, al pronunciar la palabra puchero.

Y de niños también nos habla Esperanza, y nos deja una frase, brillante, chiquito corito escolingándose por el arambol. Tengo que reconocer que al oírla pensé que era algún dialecto, pero no, son palabras castellanas, que nos hablan de tiempos pasados. Como curiosidad, en mi pueblo (Cáceres) diríamos corato, en vez de corito, y es que los extremeños somos muy dados a cambiar las palabras.

Palabras chiquitas, y palabras enormes como vida, que ya nos dejó en la anterior edición mi madre, Petra. Este año vuelve a llegar de nuevo en la voz de Guillermo, pues la vida lo es todo. Mohammed, aún sin poder regresar a su casa en Siria, pide una vida mejor. ¡Ojalá que la vida te sonría!

¿Cómo no sentir empatía por los que no han tenido tanta suerte en la vida? Isabel cree y cree bien, que la empatía nos hace crecer como personas. Y una herramienta útil a la hora de ejercitar el crecimiento personal es la observación. Isabel nos anima a practicarla, para conseguir estar más preparados para adaptarnos a lo que nos pueda acontecer en la vida.

En vuestras vidas a muchas os habrá acontecido el milagro de los hijos, esas criaturitas que se pasan varios años de un lado, corriendo y gritando sin parar. No me extraña que para Isabel, como para tantos otros padres, la tranquilidad se sienta cuando ¡por fin! los niños se van a dormir, solo entonces todo queda en paz, y se encuentra un momento para una misma.

Luego los niños crecen y enseguida se hacen mayores, y siendo más mayores los padres, se van los abuelos. Ocurre entonces que sentimos nostalgia de aquellos tiempos compartidos de risas y juegos. Me gusta la definición de Jerónimo (mi querido profesor de pintura) pues en ese ejercicio de la memoria, triste, Jero también nos descubre la parte consoladora que conlleva el recuerdo de aquellos o aquello a los que un día amamos y que al recordarlos de alguna manera volvemos a amar.

Yo aún no siento nostalgia de Japón, pues nunca lo he visitado, pero seguro que a la vuelta de mi viaje, probablemente sin kimono en la maleta, sentiré nostalgia de los días allí vividos. Días intensos y ajetreados, confío en que también fluidos, en los que María Jesús y yo, sin lugar a dudas, estrecharemos más aún los lazos de la amistad que nos une. Amistad sobre la que nos hace reflexionar Merce, y que implica un dar y un recibir, un llenarse de alegría que nos hace la vida más fácil al sentirnos queridos.

Como la mayoría de las palabras han llegado hoy mismo, llevo ya un rato largo dedicada al artículo y mis nalgas gritan para que las libere de la presión que ejerce sobre ellas mi propio peso. Y nalgas es precisamente la palabra elegida por Bob. Cuando termine, para sacudirme el cansancio voy a seguir la recomendación de María, pues al igual que a ella, ¡me encanta bailar!

Confieso que vivo cada audio que llega como un auténtico regalo, y es que tengo querencia por las palabras, es decir, tendencia natural a querer algo o a alguien, que no se puede controlar ni evitar, nos explica Aída recordando a Aute. Y precisamente querer, es el verbo elegido por Mamen para hablarnos del deseo, la voluntad o la intención de hacer, poseer o lograr algo.

Gracias a todos los que habéis hecho el esfuerzo de adoptar una de las letras huérfanas, especialmente a Isabel María, que generosamente adoptó dos. Con la “w”, aporta whisky servido con una sonrisa y una bonita historia. Y con la “j”, la definición que personalmente me parece más divertida, juanete. ¡Viva Jaén! Javi se fue hasta el final del diccionario para adoptar la “z” y dejarnos la palabra zagala como regalo.

Y para acabar, desde la humildad que nos recomienda Guadalupe, virtud que consiste en conocer las propias limitaciones y debilidades y obrar de acuerdo con este conocimiento, ponemos el punto final a este pequeño artículo con el que celebramos del día del libro, lunes 23 de abril de 2018.

¡Ha sido un auténtico placer escucharos!

Muchísimas gracias por participar en esta Segunda Edición de Audio Palabras – Abril 2018.

 

Preparados…, listos… ¡ya!

Escucha ahora la recolección de las 32 audio palabras

de la Edición 2018

¡Sorpresa!

Has llegado a una página que, además de leerla, la puedes escuchar

Me encanta por eso mismo y espero que a ti también. Te cuento a continuación algo más para que disfrutes tanto como nosotras haciéndola.

Esta página está compuesta por un primer artículo introductorio (el de Gema) y un montón de audios con voces anónimas (y otras no tanto) que nos han dejado una palabra con motivo del día del libro en 2018. Esta es la Segunda Edición de Audio Palabras que cuentan una historia, que espero perdure todo el año.

Mi querida amiga Gema es la que se ha encargado de hilar las palabras con una introducción que cuentan una historia. Ya se encargó de hacerlo el año pasado y sabe que estará presente forever en cada edición porque para eso fue la impulsora (junto conmigo) de la Primera Edición.

Nos encanta este invento, que seguro ya alguien ha inventado, pero nosotras lo vivimos como si fuera único. Espero que a ti también te guste esta forma colaborativa de celebrar el día de libro.

Te dejo ya con este “regalo de palabras” que nos cuentan una historia con voces propias y que hace que retomemos el hablar y escuchar como forma de recuperar nuestros cuentos.

A U D I O – P A L A B R A S – Edición 2018

(Gema, Mayo 2018)

Nunca pensé que volver a celebrar el día del libro con audio-palabras me hiciera tanta ilusión. A veces me sorprendo de que hechos tan pequeños me puedan llenar tanto, y me alegro de que así sea, pues afortunadamente, todos los tenemos al alcance de la mano. Posiblemente para descubrirlos solamente tengamos que prestarnos un poquito de atención a nosotros mismos y escucharnos sin prisas, pacientemente.

Y de escuchar, precisamente, va el asunto que tenemos entre manos. Comenzamos sin más preámbulos con el amor que nos regala Nieves. Grande, tan grande que puede llegar a ser infinito como nos comenta Charo, es decir, sin fin, tanto, que perdura más allá de la vida. Y es que desde el día en el que nacemos (o quizá antes) ya todos deseamos llegar a ser queridos. Daniela, con solo 8 años, alentada por Ana, su mamá, nos explica con todo detalle que el deseo es el impulso que nos mueve hacia lo que queremos.

La felicidad, ¿quién no quiere alcanzarla? Delfi nos desgrana ejemplos precisos, y mientras Delfi nos habla de ese estado de alegría y de paz escuchamos de fondo su hijita que con apenas un mes, reclama también su protagonismo. ¡Bienvenida a este mundo María!

Pacer plácidamente en las verdes praderas del Serengueti en Kenia, después de recorrer cientos de kilómetros, debe ser la pura felicidad para los ñus, estos mamíferos rumiantes, rápidos y asustadizos que nos describe Raquel animada por su papá, Juan Carlos. Supongo que los ñus sentirán que la vida fluye y que están en el lugar adecuado a la hora precisa como nos recuerda María Jesús al definir fluidez. Los ñus posiblemente no sean muy conscientes de ello, las personas sin embargo no podemos sentir la fluidez salvo que, decidamos vivir de acuerdo a nuestra consciencia, y solo entonces, llegará en el momento preciso, la ayuda especial que necesitemos.

Conscientes de que su ayuda es además de especial muy necesaria, los voluntarios de Proem-AID en la isla de Lebos, llevan rescatados a miles de refugiados que huyen de la guerra de Siria, con la esperanza de que en la otra orilla puedan llevar una vida mejor. Y aferrados a esa esperanza, como nos explica Mariano, a ese estado de ánimo basado en la expectativa de un resultado favorable, desarrollan su día a día en el traicionero mar.

Me pregunto cómo se les puede acusar a estos activistas por un acto de amor tan grande. Estos hombres valientes son un ejemplo claro de xenofilia, es de decir, de amor y simpatía por el extranjero, como nos explica Menchu.

Si cambiáramos la mirada, como nos recomienda Elisabeth, con su precioso acento colombiano, llegaríamos a reaccionar para modificar nuestra propia existencia y la de los demás. Marichu nos reta a recuperar la mirada de cuando éramos niños y lo veíamos todo por primera vez. Solo así podremos volver a descubrir un mundo nuevo y vivir con ilusión. Sole, nos aclara que la ilusión es la energía que alimenta el motor de la vida.

Un mundo nuevo, parece una utopía, como nos explicaba Conchi en la edición del año pasado, en esta nos habla de todo lo contrario, distopía. Desconocía la palabreja, así que gracias Conchi, por ampliar mi vocabulario y mi mundo, “The limits of my language mean the limits of my world “(Wittgenstein).

De niña nos cuenta María José que su mundo estaba lleno de cachivaches, y al evocar ese recuerdo no puede evitar recordar los desayunos de leche con galletas en casa de su abuela. De la misma manera que Gema (no yo, otra) rememora, las comiditas ricas de su madre, al pronunciar la palabra puchero.

Y de niños también nos habla Esperanza, y nos deja una frase, brillante, chiquito corito escolingándose por el arambol. Tengo que reconocer que al oírla pensé que era algún dialecto, pero no, son palabras castellanas, que nos hablan de tiempos pasados. Como curiosidad, en mi pueblo (Cáceres) diríamos corato, en vez de corito, y es que los extremeños somos muy dados a cambiar las palabras.

Palabras chiquitas, y palabras enormes como vida, que ya nos dejó en la anterior edición mi madre, Petra. Este año vuelve a llegar de nuevo en la voz de Guillermo, pues la vida lo es todo. Mohammed, aún sin poder regresar a su casa en Siria, pide una vida mejor. ¡Ojalá que la vida te sonría!

¿Cómo no sentir empatía por los que no han tenido tanta suerte en la vida? Isabel cree y cree bien, que la empatía nos hace crecer como personas. Y una herramienta útil a la hora de ejercitar el crecimiento personal es la observación. Isabel nos anima a practicarla, para conseguir estar más preparados para adaptarnos a lo que nos pueda acontecer en la vida.

En vuestras vidas a muchas os habrá acontecido el milagro de los hijos, esas criaturitas que se pasan varios años de un lado, corriendo y gritando sin parar. No me extraña que para Isabel, como para tantos otros padres, la tranquilidad se sienta cuando ¡por fin! los niños se van a dormir, solo entonces todo queda en paz, y se encuentra un momento para una misma.

Luego los niños crecen y enseguida se hacen mayores, y siendo más mayores los padres, se van los abuelos. Ocurre entonces que sentimos nostalgia de aquellos tiempos compartidos de risas y juegos. Me gusta la definición de Jerónimo (mi querido profesor de pintura) pues en ese ejercicio de la memoria, triste, Jero también nos descubre la parte consoladora que conlleva el recuerdo de aquellos o aquello a los que un día amamos y que al recordarlos de alguna manera volvemos a amar.

Yo aún no siento nostalgia de Japón, pues nunca lo he visitado, pero seguro que a la vuelta de mi viaje, probablemente sin kimono en la maleta, sentiré nostalgia de los días allí vividos. Días intensos y ajetreados, confío en que también fluidos, en los que María Jesús y yo, sin lugar a dudas, estrecharemos más aún los lazos de la amistad que nos une. Amistad sobre la que nos hace reflexionar Merce, y que implica un dar y un recibir, un llenarse de alegría que nos hace la vida más fácil al sentirnos queridos.

Como la mayoría de las palabras han llegado hoy mismo, llevo ya un rato largo dedicada al artículo y mis nalgas gritan para que las libere de la presión que ejerce sobre ellas mi propio peso. Y nalgas es precisamente la palabra elegida por Bob. Cuando termine, para sacudirme el cansancio voy a seguir la recomendación de María, pues al igual que a ella, ¡me encanta bailar!

Confieso que vivo cada audio que llega como un auténtico regalo, y es que tengo querencia por las palabras, es decir, tendencia natural a querer algo o a alguien, que no se puede controlar ni evitar, nos explica Aída recordando a Aute. Y precisamente querer, es el verbo elegido por Mamen para hablarnos del deseo, la voluntad o la intención de hacer, poseer o lograr algo.

Gracias a todos los que habéis hecho el esfuerzo de adoptar una de las letras huérfanas, especialmente a Isabel María, que generosamente adoptó dos. Con la “w”, aporta whisky servido con una sonrisa y una bonita historia. Y con la “j”, la definición que personalmente me parece más divertida, juanete. ¡Viva Jaén! Javi se fue hasta el final del diccionario para adoptar la “z” y dejarnos la palabra zagala como regalo.

Y para acabar, desde la humildad que nos recomienda Guadalupe, virtud que consiste en conocer las propias limitaciones y debilidades y obrar de acuerdo con este conocimiento, ponemos el punto final a este pequeño artículo con el que celebramos del día del libro, lunes 23 de abril de 2018.

¡Ha sido un auténtico placer escucharos!

Muchísimas gracias por participar en esta Segunda Edición de Audio Palabras – Abril 2018.

 

Preparados…, listos… ¡ya!

Escucha ahora la recolección de las 32 audio palabras

de la Edición 2018

¡Y así celebramos el día del libro!

Obtuvimos su regalo (su palabra favorita) y

ellas tienen un bono para el audio libro de Bosco

 

Algo más…

¿Quieres todavía conocer la historia de los audios?

La idea de las audio palabras  surgió una tarde cualquiera del mes de abril paseando con Gema. Sé que fue previo a la feria del libro porque nos propusimos el reto de celebrarlo con palabras en forma de audio. Mi amiga Gema atentamente me escuchaba contarle lo que había sido mi experiencia con la escritura y la grabación del librito de Bosco, que yo había terminado unos meses antes.

A veces, aunque Bosco tiene su propia página en el blog, creo haberlo escondido yo misma para los demás. Y en este caso eso es lo mismo que decir que lo he escondido para mi misma. Te confieso que, cuando abro la página y veo su retrato, siento que ese audio libro en forma de cuento, hecho con tanta ilusión, supuso un abandono para el niño y una enorme pérdida para mi. Sé que ya NO importa. Lo sé. El me habla como una persona mayor aunque tiene solo cinco años. Los recuerdos son solo míos y no de él. El ya ni siquiera parece acordarse ya.

Y como todavía esto me emociona solo quiero de momento compartirlo en este pequeño rincón. Y ya está. Tienes el cuento de Garbancito que hice para Bosco  en formato audio cuento bilingüe en inglés y en español a golpe de click: cuentos-bilingües: Garbancito- Tom Thumb

Y ahora …

No quiero despedirme de esta página de las audio-palabras.

Deja que nos emocionemos contigo y comparte hoy tu palabra del día.

Me gustaría hacer de esta página “tu página y la mía” para recordar siempre la importancia de la voz y de las palabras. Sé que no es fácil pero ¿es que quiero hacer cosas fáciles que sean de usar y tirar? Pues NO.

Todavía quedan muchas palabras y muchas cosas que decir personales. No es íntimo, es algo personal. A mi me importan las palabras con tu voz. Me emocionan porque ahora no encontramos fácilmente un sitio donde nos escuchen tranquilamente menos de unos pocos minutos, lo sabemos muy bien. Quizá tu palabra y lo que para ti significa dure algo algo así como un minuto. Queda dicho. Te escucharé y te escucharemos. Estará grabado con tu permiso aquí en la blogosfera. Eso en realidad es lo que significaba blog en inglés: un diario de abordo en un barco, un sitio donde registrar lo que acontece. 

Ponte en contacto conmigo a través de tu comentario en esta página y te diré cómo enviarme tu palabra (que es un regalo para mi y para nosotros) y tú también recibirás tu regalo en forma de audio.

¡Te espero!

(tengo toda una vida…)

Deja tu comentario con tu palabra favorita

Celebremos el día de las audio-palabras ¡siempre!

0 Comments

Y ahora …

No quiero despedirme de esta página de las audio-palabras.

Deja que nos emocionemos contigo y comparte hoy tu palabra del día.

Me gustaría hacer de esta página “tu página y la mía” para recordar siempre la importancia de la voz y de las palabras. Sé que no es fácil pero ¿es que quiero hacer cosas fáciles que sean de usar y tirar? Pues NO.

Todavía quedan muchas palabras y muchas cosas que decir personales. No es íntimo, es algo personal. A mi me importan las palabras con tu voz. Me emocionan porque ahora no encontramos fácilmente un sitio donde nos escuchen tranquilamente menos de unos pocos minutos, lo sabemos muy bien. Quizá tu palabra y lo que para ti significa dure algo algo así como un minuto. Queda dicho. Te escucharé y te escucharemos. Estará grabado con tu permiso aquí en la blogosfera. Eso en realidad es lo que significaba blog en inglés: un diario de abordo en un barco, un sitio donde registrar lo que acontece. Y ese lugar puede estar tan sólo una palabra que en ese momento sea importante o incluso la más importante para ti ¡cuéntanos!

Ponte en contacto conmigo a través de tu comentario en esta página y te diré cómo enviarme tu palabra (que es un regalo para mi y para nosotros) y tú también recibirás tu regalo en forma de audio.

¡Te espero!

(tengo toda una vida…)

Deja tu comentario con tu palabra favorita

Celebremos el día de las audio-palabras ¡siempre!

0 Comments

menchu2016-200x300

Me llamo Menchu

Escribo sobre experiencias de trabajo en Reino Unido, comparto historias que te ayudan a pensar cómo puede ser tu vida en el Támesis. La newsletter de From Lost to the Támesis es gratis y en ella comparto mucho más de lo que ves aquí en la web. ¡Entra! Me gustaría conocerte ♥ 

Ya está, te acabas de suscribir a la lista de FLTTT. ¡Comprueba tu correo para confirmar!

Share This