La tacaña hospitalidad

by | Jul 19, 2017 | JOB HUNT, LIFE IN UK | 5 comments

Se dice que el escocés es de por si una persona tacaña, un tópico más de los muchos que existen y que difieren con la realidad. Si que es cierto que la sociedad escocesa por norma general, posee una gran capacidad de ahorro y son bastante previsores. Un prueba de ello es el cañón que disparan desde el castillo de Edimburgo. En la capital escocesa se retrasó la hora en la que se disparaba el cañón con el fin de ahorrar en armamento. A día de hoy, a la una de la tarde se sigue escuchando el único cañón, como prueba de su rentabilidad.Desde luego mi experiencia con el pueblo escocés fue todo lo contrario, por norma general es un pueblo divertido y hospitalario.

Llevaba tres semanas en Edimburgo con mi determinación y mi empeño por quedarme allí y tuve un día de estos que se te pone todo en contra. Uno de estos días en los que tanta proyección del dichoso ¿Qué será de mí? te desborda y te tuerce todo lo que te propones. Reconozco que el buscarme la vida en otra ciudad, con otro idioma, sin conocer a nadie y desde cero, es una experiencia llena de altibajos. Antes de llegar, desde España adapté mi currículum según las pautas y recomendaciones que por aquél entonces, el Ministerio de Exteriores y otras entidades tenían disponibles. Cuando llegué a Edimburgo no me sirvió de mucho el modelo europeo que redacté aquí y además de incluir detalles de mi dirección en la ciudad, tuve que cambiar parte de la redacción. Afortunadamente y gracias a uno de los primeros amigos que allí hice, el asunto de mi currículum estaba resuelto y ocasionalmente, me llamaban de extra en un restaurante. Mi sustento allí no estaba resuelto todavía y tampoco tenía piso, dormía en un hostel que me pagaba con horas de trabajo allí y el resto del tiempo lo invertía en buscar, buscar y buscar la manera de arrancar allí. Ese día los nervios me comían y nada me salia bien, buscando la calle del consulado español en Edimburgo, di lo menos cuatro vueltas a la manzana donde me señalaba el callejero y no veía el edificio.

En cuestión de segundos mientras caminaba con toda la frustración del mundo, comencé a llorar, arranqué con un desconsolado llanto que el hombre que venía caminando en dirección contraria, vio desde el primer puchero que hice. Recuerdo que mientras aceleraba el paso extendiendo la mano me decía: No, no, no, don´t cry please, don´t cry. Me cogió de la mano y me ayudó a tranquilizarme. Jhon Macginty del que aún conservo su dirección de correo y con el que no perdí contacto durante toda mi estancia allí. Jhon es un Glaswegian que de vez en cuando viaja a Edimburgo por negocios. De aquella tendría unos 43 años y venía unas dos veces por semana a la capital. Nunca olvidaré su humanidad, su comprensión y por supuesto le estaré siempre agradecida. Cuando conseguí tranquilizarme y poder hablar, le conté que simplemente estaba buscando la calle del consulado español en Edimburgo, que llevaba así como cosa de cuatro vueltas a la manzana y por más que callejeaba no encontraba el edificio. Le pedí mil disculpas pero había llegado the top of my crisis, a todo esto mi inglés dejaba mucho que desear…

A él le hizo cierta gracia la manera en la que se lo expuse y mi situación le arrancó además de ternura una muestra absoluta de hospitalidad y educación. Traté de resolver la situación agradeciendo a Jhon su comprensión e irme lo antes posible para no molestar más a ese trozo de pan. No me dejó, insistió en coger un taxi hasta el consulado y estuvo conmigo en todo momento, yo por deferencia, le invité a un café después de solicitar los formularios y la cita. Me ofreció un contrato de prácticas en su pequeña empresa de Glasgow. Lo primero que hice tras el ofrecimiento fue dudar y sospechar, llegó el prejuicio. Pero su educación estuvo por encima de todo. Me dejó boquiabierta la oferta y la hospitalidad. Yo no lo conocía de nada y siempre he sido muy desconfiada. Rechacé la oferta primero porque yo había decidido vivir en la capital de Escocia y porque, bueno, nunca se sabe. El tiempo y la relación me demostró que no había nada turbio en las intenciones de Jhon y a su vez, él me demostró una hospitalidad y una humanidad que dista mucho de la idea de tacañería que rodea al pueblo escocés y desde luego a mí, me arrancó de cuajo la manía de hacerme ideas preconcebidas.

Me llamo Menchu

Escribo sobre experiencias de trabajo y vida en Reino Unido. La newsletter de From Lost to the Támesis es gratis y en ella comparto mucho más de lo que ves aquí en la web. ¡Únete ahora! Me gustaría conocerte ♥ 

You have Successfully Subscribed!

%d bloggers like this: